6 de Agosto, Zhongyuan jie

La Fiesta de Fantasma, que es un festival tradicional de China, Para celebrar una ceremonia en memoria de sus antepasados. En el quinceavo día del séptimo mes en el calendario lunar, el reino de los cielos y el infierno abren sus puertas para permitir la salida de todos los espíritus que quieran tomarse unas vacaciones y dejar en el mundo de los vivos toda su pena y sufrimiento.

Este evento tiene sus raíces en la celebración budista Ullambana, con la cual se combina en ciertas dinastías. En esta misma fecha, además, existe un día llamado Día del Regocijo de Buda, en el que los monjes recuerdan a Buda y sus discípulos.

La tradición indica que Mu Lian, un monje discípulo de Buda, utilizó sus poderes de clarividencia para descubrir que el fantasma de su madre, debido a su avaricia, permanecía encerrado en el Reino de los Fantasmas Hambrientos, lo cual le impedía reencarnar. Sumamente inquieto, se dirigió al Buda y le preguntó cómo podía liberar a su madre de este reino. Buda le dio instrucciones para hacer ofrendas el día quince del séptimo mes. El discípulo lo hizo y, por tanto, vio a la madre de su liberación. También comenzó a ver la verdadera naturaleza de su desinterés pasado y los muchos sacrificios que había hecho para él.

Esta leyenda dio lugar a uno de los tantos rituales que se dan lugar en el Zhongyuan Jie: Las familias colocan un plato de comida en la mesa, dejando una silla libre, para que los fantasmas hambrientos que ya se han ido puedan visitarlos y comer junto a ellos. Esta predisposición, a su vez, es considerada de buena suerte, trayendo mejores cosechas y alejando a los malos espíritus con intenciones dañinas.

Se queman numerosas ofrendas durante la fiesta de los fantasmas hambrientos. Algunos chinos queman "Dinero del Infierno", billetes falsos de papel, para enviar a los espíritus de los muertos la ofrenda monetaria. Otros queman televisores de papel, bicicletas, radios, y otros regalos que ayuden a los espíritus a llevar una vida mejor en el otro lado.

El festival tiene una duración de quince días después de la finalización de la Fiesta de los fantasmas hambrientos, y durante los quince días se cree que los espíritus todavía puede vagar por el reino de los mortales, disfrutando de las fiestas y recibiendo honores.