12 de Agosto, Sacrificio a Hércules en el Ara Máxima

Según la leyenda, el culto que este héroe recibía en Roma era una muestra de gratitud por haberla librado de Caco, hombre monstruoso que asolaba la región. En este día se le ofrecía el sacrificio de un toro, cuyas ceremonias, realizadas según el ritual griego, no el romano, duraban todo el día: el sacrificio tenía lugar por la mañana; la ofrenda de las entrañas a Hércules, por la tarde, tras una procesión a la luz de las antorchas; terminaba con un banquete con los restos de la víctima, incluida la piel.