Stregheria


La Stregheria es una de las más interesantes e importantes tradiciones de la brujería y del paganismo moderno. Se cimienta principalmente en la cultura italiana. Es la brujería autóctona de Italia, y es actualmente la tradición más popular entre los paganos y brujos italianos. También es la más antigua. 

La palabra Stregheria significa sencillamente Brujería en italiano. Strega significa Bruja en la misma lengua, y Stregone significa Brujo. A los seguidores de la Stregheria se les llama Stregas ó stregherianos. 

Como en todas las religiones étnicas, es difícil marcar un fundador. Sin embargo, uno de los más importantes responsables de su resurrección es el antropólogo y folklorista estadounidense Charles G. Leland (1824-1903), quien curiosamente no era italiano, pero pasó gran parte de su vida viviendo en Italia estudiando las tradicionales costumbres de las brujas itálicas. También se aproximó mucho al estudio de la brujería gitana. Escribió varios libros sobre gitanos británicos y brujos italianos, y fue el primero en copilar, públicamente, el término Wicca (aduciendo era de origen anglosajón en su libro Hechicería Gitana y Adivinación) mucho antes que Gardner. Creció fascinado por las historias de duendes de su nana irlandesa, y las enseñanzas de su sirvienta negra en la tradición animista africana (Vodún). Fluido en varias lenguas para los dieciocho años, tradujo el texto hermético La Divina Pirámide de gran importancia en ocultismo occidental. Aprendió de la cultura gitana y de su lengua, el romaní del propio rey de los gitanos británicos, para luego conocer en Florencia a la joven bruja y tarotista Magdalena Taleni quien se dice lo introdujo en la brujería Stregheria y le entregó el Evangelio de las Brujas, que Leland adaptaría y editaría. 

Las omunidades son llamadas Boschetto, Selvas ó Congregas. Operan en forma similar a los covens wiccanos ó las arboledas druidas. No tiene sacerdocio organizado, las brujas rurales generalmente ejercían como matriarcas y curanderas. 

Principales Deidades

Aradia, Diosa de origen etrusco destaca entre las principales deidades stregas, aunque otras muchas deidades itálicas y romanas sobresalen, como por ejemplo, la Diosa Diana, Afrodita y Hécate. También se rinden culto al héroe Lupercus, quien tuvo la responsabilidad de colocar los doce signos zodiacales en el cielo, y era hijo de Diana. Otro Dios importante es el propio Dios cornudo Cernunus, quien, aunque de origen celta, tuvo influencia en Italia (había colonias celtas en el norte de la península). La historia de Aradia narra cómo esta era la hija de Diana y el Dios Cornudo, y fue enviada a la tierra a enseñar a la humanidad los artes mágicos de la Brujería. Terminada la labor, regresó al Cielo donde puede ser invocada por sus hijas e hijos (las brujas y brujos) especialmente durante la luna llena. La fecha de nacimiento de Aradia, la Santa Bruja, se estableció en 1313, y se dice que viajaba de pueblo en pueblo predicando la Antigua Religión y el culto a Diana, la Reina de las Hadas y la Luna y madre de las brujas, la Diosa de los pobres y los oprimidos. La gente de los pueblos comenzó a llamarla la Bella Peregrina. (Importante destacar que durante este periodo de tiempo, la sede católica del Papado se situaba en Francia, no en Italia, la persecución de las brujas en Italia comenzó después del tiempo de Aradia). Surge en 1300, en Italia, una secta llamada los guglielmitas, seguidores de una mujer Mesías llamada Guglielma de Milán, quien supuestamente era la encarnación del Espíritu Santo y buscaba crear una nueva iglesia con una mujer papa y cardenales femeninas. Guglielma era en realidad la princesa Blazena Vilemina, hija del Rey de Bohemia, nacida en 1210, viajó a Milán en 1260 y murió en 1281. Vestida como mujer humilde y ocultando su origen nobiliario, predicó su religión matriarcal logrando la paz entre familias rivales como los Visconti y los Torriani y enrolando desde altos aristócratas hasta humildes sirvientas. Uno de sus principales discípulos, Andrea Saramita, era el teólogo excelso de la secta, y aseguraba que Guglielma era la encarnación de la Divinidad. Finalmente, Miafreda de Visconti fue electa la papisa de la secta, vicaria del Espíritu Santo (y se cree que la imagen de la Papisa del Tarot de Milán es de ella), pero murió en la hoguera en 1300. Todos estos elementos paleo paganos y meso paganos nutrieron el movimiento moderno de la Stregheria. Culminando en uno de los precedentes que retroalimentan la Stregheria, la sociedad masónica italiana conocida como Carbonari. Que influyó enormemente en Charles Leland y Gerald Gardner, y que se creía descendiente del culto Mistérico de Mitra.

El Evangelio de las Brujas, escrito por Charles Leland y la piedra angular de la actual cultura mágica strega.  La Stregheria tiene variantes culturales según la región, por ejemplo, la Tradición Silvani en Nápoles, Florencia, Palmero y Messina. Benandanti (bien andantes) en el Norte italiano. Luperci, Cavellini, Férica italiana, Nemaica, Tradición Siciliana y Tradición Trinaciana (entre la comunidad italo americana de Estados Unidos).

Festividades

Llamadas Treguendas (término análogo a Sabbat). Calenda, la Fiesta de las Sombras, 31 de octubre a 3 de noviembre. Saturnalia (Yule). Primeira (21 marzo). Lupercus ó Candelora, 2 de febrero. Calendamaggio, el Festival de Tana, 30 de abril. Festival de Erbe (solsticio veraniego) 21 de junio. Comucopia ó Racoltto, 2 de febrero.

Creencias

El pueblo italiano tiene una gran riqueza histórica en cuanto al paganismo, el esoterismo y la brujería. Antes de nacer el Imperio Romano, una gran cantidad de tribus y pueblos itálicos poblaban la península italiana, con culturas, lenguajes y religiones similares pero diferenciadas. Ejemplos de estos eran los latinos, los etruscos, los minoicos, y las colonias de griegos en zonas como Sicilia y sur de Italia. Tras la fundación de Roma, por latinos y colonos griegos, vendría una eventual helenización del pueblo romano, que adoptaría la cultura, arquitectura, arte, literatura, filosofía, sistemas políticos y religión del pueblo griego. Así, las deidades romanas serían las mismas que las griegas, practicando ambos pueblos la misma religión salvo por variantes regionales. A pesar de esto, las creencias populares de diversos pueblos puramente aborígenes de Italia influirían en la religiosidad romana (Roma estaba muy aislada del eminentemente rural, resto de la Península). Los stregas tienen muchos símbolos y amuletos, como por ejemplo la señal de la mano que representa al dios cornudo, ó mano cornota (consiste en extender el dedo índica y el meñique mientras el resto de mantienen replegados), dicho símbolo representa a Cernunus. Durante tiempos de cacería de brujas los miembros de círculos mágicos clandestinos usaban dicho símbolo como contraseña. Sin embargo, hay gran variedad de amuletos y signos strega de origen sabino, etrusco y latino. La Camaruta o Cima di Ruta. Cimaruta significa "ramita de ruda" y las ramas del encanto son las ramas o flores de la planta de ruda. De las ramas ruda en cada extremo es un brote y fuera de el brote sale símbolos como una clave, la daga, flor, y la luna. Todas las Cimaruta son diferentes según la región de origen, y varían los símbolos. Algunas de las variaciones son: una rosa, una mano que sostiene una varita mágica o una espada, un corazón en llamas, un pez, una luna creciente, una serpiente, un búho, un casco medieval de plumas, una verbena en flor, un delfín, un gallo y una. águila El Cimaruta es tradicionalmente hecha de plata, y muchas veces son de doble cara. En las prácticas folklóricas del Cimaruta se colocan a menudo por encima de las camas de los niños, como la protección contra el "mal'occhio" o mal de ojo.

Estigmas

Italia es el país donde, naturalmente, la Stregheria tiene más auge, y donde se sitúa la comunidad strega más grande del mundo. Sin embargo, debido a la dispersión mundial que el pueblo italiano ha tenido, se pueden encontrar gran cantidad de comunidades italianas en muchos países. La tradición strega está latente en muchas partes de la diáspora italiana, pero principalmente los Estados Unidos (el país con mayor cantidad de italianos después de Italia), donde se reporta la segunda mayor comunidad de stregas. La Stregheria es muy popular entre los brujos de origen italiano, pero no es exclusiva de personas de ascendencia itálica. No obstante si está casi exclusivamente influenciada por la cultura italiana. Debido a que Italia es uno de los países más católicos del mundo, la brujería italiana ha tenido cierta persecución como, lamentablemente, le ha ocurrido a casi todas las formas de espiritualidad pagana y mágica. Como es natural se le asocia por las autoridades eclesiásticas al satanismo, lo cual es completa y absolutamente falso.  Sin embargo, la Inquisición en Italia persiguió sólo a los grupos organizados, como la antigua Hermandad Benandanti, mientras las brujas de zonas rurales eran relativamente toleradas. 

Los strega tienen una relación afable con otros paganos. Los dos grupos paganos con los que se llevan mejor son la Wicca y el helenismo romano. En cuanto a la Wicca, el co-fundador de la Wicca, Gerald Gardner, se inspiró en gran medida en el libro Aradia; Evangelio de las Brujas y otros trabajos de Leland, para fundar la Wicca. De allí que los ritos planeados por Gardner generalmente invocan a Aradia y a Cernunus.  Hay gran cantidad de brujos que utilizan ambas tradiciones (la wiccana y la strega) en sus prácticas mágicas. Esto es común particularmente entre la comunidad italo americana de Estados Unidos y la comunidad wiccana en la nación italiana. En cuanto a los helenistas, cabe destacar que la religión pagana romana (antigua y moderna) comparte muchas deidades con la tradición Stregheria. Así como hay ciertas similitudes culturales con la tradición romana y helénica.