Litha, El Solsticio de Verano

Litha

Alban Hefin (Caledónica), San Juan (Cristianismo). 
Fecha: Alrededor del 21 de Junio. 

Este es el día más largo del año, en que el Dios está en su máximo esplendor. Es la gran época en que es fácil comunicarse con las hadas y los espíritus de la naturaleza y el sol es homenajeado con múltiples hogueras. El Solsticio de Verano en Junio honra el poder del Sol: es el día mas largo del año. El Sol está en su Cenit, el punto más alto en el cielo. Las fiestas de Litha nos animan a gozar del poder del Sol como dador de vida, calor, al tiempo en que se celebra nuestra propia capacidad para hacer que las cosas crezcan. Litha nos empuja a abandonarnos a la alegría de este punto culminante. En este día, nuestros antepasados acostumbraban a encender hogueras en lo alto de las colinas, o grandes ruedas de paja que hacían rodar por las laderas hasta que se apagaban al caer en las aguas de un río o de una corriente. También darse cuenta de su poder ambivalente. Si tomamos demasiado de su energía radiante tendremos sed, quemaduras en la piel e, incluso cáncer. Por ello, aun en climas templados, hay que respetar esta energía.

Antes de comenzar el ritual, debemos hacer un pequeño bolsito conteniendo hierbas como lavanda, manzanilla, verbena, u otras hierbas de verano. Mentalmente debemos enviar todos nuestros problemas preocupaciones, dolores, o enfermedades, si los tenemos, dentro de ésta bolsita mientras la hacemos. Luego debemos cerrarla con un cordón rojo, y dejarla sobre el altar. También utilizaremos el caldero, y una vela roja en el centro del altar, que será reemplazada por una pequeña fogata si estamos celebrando el ritual al aire libre.

Arreglamos el altar, y trazamos el círculo. Luego recitamos el Cántico de Bendición, e invocamos a la Diosa y al Dios.

Parados delante del altar, con la vara en alto, decimos:

Celebro el mediodía del verano con ritos místicos, Gran Diosa y Dios,
Toda la naturaleza vibra con sus energías,
Toda la tierra está bañada en calor y vida,
Ahora es el tiempo de olvidar preocupaciones,
Ahora es el tiempo para la purificación,
Sol feroz, quema lo inútil, lo que duele, lo oscuro,
En tu poder omnipotente. Purifícame


Dejamos la varita en el altar. Tomamos la bolsita y le prendemos fuego en la vela roja del altar, o la fogata. Cuando esté ardiendo, lo echamos al caldero, diciendo:

Te expulso por los poderes de la Diosa y el Dios
Te expulso por los poderes del Sol, la Luna y las Estrellas
Te expulso por los poderes de la Tierra, del Aire, del Fuego y del Agua


Meditamos, mientras la bolsita se quema, viendo todos nuestros dolores y problemas quemándose, desapareciendo. Decimos:

Graciosa Diosa, gracioso Dios,
En esta noche mágica de pleno verano, 
rezo para que ustedes cambien mi vida en maravilla y alegría,
Ayúdenme a armonizar con las energías que flotan en el aire,
Doy las gracias.


Luego de esto, debemos meditar nuevamente sobre la purificación que hemos hecho, sintiendo los poderes de la naturaleza fluyendo a través nuestro, limpiándonos con energía divina. Este es el momento clásico para realizar rituales de curación, afectivos y protección. Si estamos celebrando al aire libre, podemos secar hierbas en el fuego ritual, o saltarlo, a la manera de antaño, para purificarnos y renovar nuestra energía (cuidado con la ropa). La comida habitual del Pleno Verano son las frutas frescas.