19 de Mayo, Segundo Día de la Fiesta de Dea Dia

Al amanecer acudía el magister de los Arvales al lucus (bosque sagrado) de la Diosa y sacrificaba dos lechoncillos y una vaca, firmando a continuación en un libro para que quedase constancia de su asistencia y de la realización del sacrificio. El resto de Hermanos acudía al mediodía, firmaban a su vez y comían la carne de los lechoncillos, antes de proceder al sacrificio de una cordera. Regresaban en procesión al templo, donde ofrecían en "ollas" una consagración vegetal. Dos Arvales se pasaban espigas de la mano derecha de uno a la izquierda de otro. A continuación dirigían una plegaria a las "ollas" y las arrojaban por una pendiente. Acto seguido procedían a cantar una arcaica canción y a ejecutar un tripudium, una danza en tres tiempos, después de la cual elegían al que había de ser magister el próximo año.