12 de Abril, La Cerialia

Fiestas de Ceres (Deméter) que se prolongaban hasta el día 19, con las que se quería agradecer a la Diosa Ceres la invención de la agricultura. En la religión romana, la Cerealia fue el principal festival de celebrado por los granos a la Diosa Ceres. Se llevó a cabo durante siete días a partir de mediados o finales de abril, pero las fechas son inciertas. Su naturaleza arcaica se explica mediante un ritual nocturno descrito por Ovidio. Antorchas encendidas atadas a las colas de zorros vivos, que fueron liberados en el Circo Máximo. El origen y el propósito de este ritual son desconocidos, ya que puede haber tenido la intención de limpiar los cultivos y protegerlos de las enfermedades y plagas, o para añadir calidez y vitalidad a su crecimiento. Ovidio ofrece una explicación etiológica: hace mucho tiempo, un joven granjero atrapo a un zorro que había estado robando gallinas y trató de quemarlo vivo. El zorro se escapó y mientras corría prendió fuego a los campos y cultivos, que eran sagrados para Ceres. Desde entonces, los zorros son castigados en su festival.

El Ludi Ceriales o "Juegos de Ceres" se llevaron a cabo como parte del festival en el Circo Máximo. Ovidio menciona que la búsqueda de Ceres por su hija perdida Proserpina estuvo representada por las mujeres vestidas de blanco, corriendo por ahí con antorchas encendidas
.
Durante la época republicana, el Cerealia fue organizado por los plebeyos ediles, Ceres es una de las deidades protectoras de los plebeyos o gente común. El festival incluyó ludi circenses, juegos de circo. Estos se abrió con una carrera de caballos en el Circo Máximo, con un punto de partida justo por debajo del Templo Aventino de Ceres, Liber y Libera. Después de alrededor de 175 aC, el Cerealia incluye scaenici ludi, representaciones teatrales. El edil plebeyo Cayo Memio se acredita con la puesta en escena la primera de ellas scaenici ludi. También se distribuyó una moneda conmemorativa, un denario, honor del evento. Sus innovaciones le llevó a afirmar que se han presentado "la primera Cerealia".

Eran días de gran alegría en los que también se conmemoraba el regreso de Proserpina (Perséfone) junto a su madre. Deméter es la Diosa de la agricultura y de la vida civilizada:
"Ella fue la que forzó a los toros a someter su cerviz al yugo; fue entonces cuando por primera vez la tierra removida contempló el sol".
Proserpina era la hija de Ceres y Júpiter, y se le describía como una joven sumamente encantadora. Afrodita, para dar amor a Hades, envió a su hijo Eros, para que acertase a Hades con una de sus flechas. Perséfone estaba en Sicilia, en el lago Pergusa (cerca de Enna), donde se bañaba, jugaba con algunas ninfas y recogía flores. Hades surgió del cercano volcán Etna con cuatro caballos negros y la raptó para casarse con ella y vivir juntos en el inframundo, del que era gobernante.

Su madre Ceres, marchó a buscarla en vano por todos los rincones del mundo, pero no logró hallar más que un pequeño cinturón que flotaba en un pequeño lago (hecho con las lágrimas de las ninfas). En su desesperación Ceres detuvo enfurecida el crecimiento de frutas y verduras,y se arrancó los vestidos y se arañó la cara, cayendo así una maldición sobre Sicilia. Ceres rehusó volver al Olimpo y empezó a vagar por la tierra, convirtiéndose en desierto lo que pisaba. Perdió su hoz en la ciudad de Trápani.

Preocupado, Zeus envió a Mercurio para que mandara a Hades que liberase a Proserpina. Éste obedeció, pero antes de dejarla ir le hizo comer seis semillas de granada (un símbolo de fidelidad en el matrimonio), de forma que tuviese que vivir seis meses al año con él, pudiendo permanecer el resto con su madre. Ésta es pues la razón de la primavera: cuando Perséfone vuelve con su madre, Ceres decora la tierra con flores de bienvenida, pero cuando en el otoño vuelve con Hades, la naturaleza pierde sus colores.

En otra versión de la historia, Perséfone comía sólo cuatro semillas de granada durante su rapto, y lo hacía por propia voluntad. Cuando Júpiter le ordenaba regresar, Hades hacía un trato con él, diciendo que como Perséfone había robado sus semillas de granada, debía permanecer cuatro meses con él cada año en compensación. Por esta razón, en primavera cuando Ceres recibía a su hija, las cosechas brotaban y en verano florecían. En el otoño Ceres cambiaba las hojas a tonos de marrón y naranja (sus colores favoritos) como regalo para Perséfone antes de que volviese al inframundo. Durante la época en la que ésta vivía con Hades, el mundo pasaba el invierno, una época en la que tierra era estéril. En Roma esta fiesta se llamó Cerialia:
"El blanco es el color que conviene a Ceres. Durante las Cerialia engalanaos con vestidos blancos".