19 de Marzo, Fiesta de Akitu

El ritual del Año Nuevo (Akitu) tenía por función garantizar el renacimiento de la Naturaleza para el nuevo año. Se le encuentra sobre todo en Babilonia, pero también en Ashur, donde se implantó. 

Un texto Sumerio pone de manifiesto la oposición entre Enkimdu, el Dios agricultor, y Dumuzi, el Dios pastor, que compiten por el favor de Inanna, que representa la fertilidad. Esta última, inicialmente es atraída por el primero, pero en última instancia se vuelve hacia el segundo después de los consejos de su hermano Utu, el sol. 

El matrimonio entre las dos deidades era importante en la religión mesopotámica. Un ritual, el sagrado matrimonio, que se celebraba durante el mes de Nisan, que marcaba el inicio de la cosecha, que es también el comienzo del año mesopotámico. El nombre de este ritual proviene de que se trataba de una representación de la unión de dos Dioses. El rey de la ciudad de Uruk y la alta sacerdotisa de la Eanna, el templo de Inanna, desempeñan los papeles de la Diosa y del Dios.. Una vez que la unión de estos dos seres se realizaba, se consideraba que el futuro del país está asegurado, y que la cosecha sería buena, la Diosa de la fecundidad había concedido su gracia al Dios local. En el caso de un año problemático y este evento no se pudiera realizar, era percibido como un gran desastre. Este ritual continuó a lo largo de toda la historia mesopotámica, aunque perdió su carácter sexual en el II milenio.