El Jefe Piscis, Según Linda Goodman


Steve Job - Presidente Apple Inc
Con apenas una leve exageración, ese es mas o menos el tiempo que normalmente permanecerá Piscis en un cargo ejecutivo. Para los Peces hay un número limitado de sectores donde pueden desempeñarse como jefes, de manera que nos dedicaremos a ellos. En la mayor parte de las áreas industriales y administrativas, un jefe de Neptuno es algo tan raro como un traje de baño en el polo Norte. La gran mayoría de los hijos de Neptuno prefieren nadar solos, sin limitaciones, para lo cual eligen profesiones como escritor, viajante, artista creativo, actor, trovador errante o soldado aventurero.

Sin embargo, hay algunas actividades en las que puede hacer valer sus talentos y convertirse en un jefe indispensable. Está indiscutiblemente calificado para estaciones de radio, redes de televisión, agencias de publicidad y de relaciones públicas. Si está a cargo de alguna de tales actividades, se sentirá feliz derrochando ideas creativas procedentes de su superabundante manantial de imaginación. Piscis no ve razón para espetarle a nadie una verdad desnuda y a veces brutal, como hacen sin duda otros signos solares. A diferencia de Géminis, Sagitario y Escorpio, el Pez prefiere otra forma de actuar: opta por decirle a la gente lo que, en su opinión, ejercerá sobre ellos el mejor efecto a la larga, o lo que ellos quieren oír. Y no es por falta de sinceridad; Piscis ha aprendido, por amarga experiencia, que la sociedad no quiere oír la verdad desnuda y fría. Además, en su sentir el alma necesita un aderezo adicional de ritual y belleza que vaya a sumarse a los meros hechos.

Es superlativo como director teatral y cinematográfico, y capaz como productor también (si tiene un buen gerente para la compañía). Puede dirigir un estudio de danza como un sueño. Al frente de una agencia de detectives o de una oficina de investigaciones, su escalofriante capacidad psíquica para penetrar en el misterio le llevará directamente a los puestos clave. Muchísimas agencias de viajes tienen ejecutivos Piscis, y por lo general con un éxito total. También se le suele encontrar presidiendo asociaciones de caridad. Hay muchos Peces que son hábiles directores de orquestas o de bandas, y que aparte de hacer excelente música, no descuidan los ensayos. Como gerentes ejecutivos de un club de golf o de un hotel, no hay quien les supere (con tal de que cuenten como un buen tenedor de libros). Pueden dirigir una empresa editorial progresista, una revista o un periódico, no solamente con eficiencia, sino con brillo. Será frecuente encontrar al Pez en la dirección de algún servicio público, y se siente ciertamente en el agua como director de un campamento o a cargo de una iglesia o sinagoga. Pero de allí no pasan, a no ser que sean maestros y profesores, o alcancen algún cargo administrativo en la Facultad de Derecho o de Medicina. La gente de Piscis no ha nacido para ser jefe, en el sentido estricto de la palabra.

Con su naturaleza sensible, Piscis ha nacido para servir a la humanidad, no para acumular poder ni construir enormes imperios. Puede ser capaz y competente como vendedor de acciones o astuto como comerciante, pero casi nunca ocupara puestos principales en ninguna de estas actividades. Demasiada responsabilidad. Sin embargo, gracias a su mentalidad rápida y despierta, y a su habilidad a veces increíble con las cifras, el Pez puede divertirse en grande jugando con los puntos de fluctuación de las acciones, aunque para el eso será más un juego que un verdadero trabajo.

Si tu jefe nació en marzo, es posible que sea de los que gruñen cuando algo les irrita. Tiene el don de las palabras, y cuando se muestra rudo, la suya es una rudeza cáustica que puede escocer un poco, pero será raro que lo veas en una actitud agresivamente dominante o auténticamente despreciable y mezquina. En un momento te aturdirá con sus ideas anticonvencionales, y de pronto, con un giro rápido y resbaloso, se mostrará como un conformista. Al final, terminarás por entender que no es ni un gran liberal ni un conservador cauteloso; en diferentes ocasiones adopta cada una de esas actitudes, para mejor descubrir tus ideas. En otras palabras, que puede ser un poquitin tramposo. Cuando tus ideas y tu conversación le parezcan interesantes, tu jefe Piscis te escuchará con halagüeña concentración, en silencio y con sinceridad, y hasta es posible que te ofrezca un vaso de jerez para crear una atmósfera de calma. Si lo que le dices le aburre, su mente divagará. Es probable que mientras tú hablas esté evocando otra gente y otros lugares, sin que la sonrisa desaparezca de su cara. Como todos los de su signo son actores natos, a ti te parecerá que te atiende, pero al cabo de un rato él se cansará de sus divagaciones mentales, advertirá que tú sigues hablando y te interrumpirá de pronto. Entonces será él quien hable y tú quien escuche, y eso puede prolongarse horas... y horas... y horas.

Es posible que haya viajado mucho, y en caso contrario, no tardará en recuperar el tiempo perdido. Como los jefes Sagitario y Géminis, el ejecutivo Piscis tendrá siempre una maleta preparada detrás del diván que hay en su despacho. Y si no la tiene, debería tenerla. ¿Por qué no se lo sugieres? Lo más probable es que le parezca una idea esplendida. Además, saber que tiene ahí su bolso de viaje cerrado y listo para partir puede significarle un extraño consuelo en los días tristes y lluviosos o en mitad de un invierno húmedo y ventoso cuando siente deseos de saltar desde la terraza de puro aburrimiento. Piscis tendrá sus depresiones, y serán realmente impresionantes. Más vale que en esos momentos te alejes de él, tararees alguna animosa melodía mientras trabajas y te asegures de que no le falten su chocolate calentito ni su mejor whisky.

Se amable con sus esposas... con su esposa, quiero decir. (Es un error natural; junto con Sagitario y Géminis, el jefe Piscis es el que mas probabilidades tiene de pasar por múltiples ceremonias de cambio de anillos.) Probablemente su mujer sea una buena chica, práctica y sensata. Si fuera tan imaginativa y original como su marido, se ahogarían los dos en un océano de sueños y nebulosas fantasías.

El ejecutivo Piscis es un tanto parcial con quienes, en su empresa, se revelan como pensadores creativos. Si tú tiendes más bien a la cautela que a la estrategia imaginativa, es posible que no recibas tantos vasos de jerez ni tantas sonrisas de camaradería, pero tampoco es probable que te despida. Seguramente, gozará mas con los otros, pero a ti te necesita; confía en tu sentido práctico y en tu capacidad de organización. Es frecuente que el empleado mas inventivo, y el mas favorecido por el jefe Piscis, se encuentre totalmente azorado y se le acaben las ideas brillantes cuando la empresa entra en un período de economías y el Pez le aseste gentilmente el hachazo, mientras conserva en el presupuesto al empleado constante, de confianza y un poco pesado. Piscis le dirá adiós con tristeza, pero es agudo juez de la naturaleza humana, de la suya propia incluso. Por mas que disfrute de la compañía y de las innovaciones progresistas de los empleados con capacidad inventiva, su propia creatividad funciona mejor cuando cuenta con el respaldo del planeamiento cuidadoso y la disciplina de una cabeza gris y madura... aunque también puede ser joven o rubia, o castaña. La discreción y el conservadurismo no se cuentan entre sus mayores virtudes, y el Pez tiene clara conciencia de sus deficiencias. Siempre podrá encontrar otro soñador entusiasta y osado cuando la situación económica vuelva a ser buena, pero cuando los beneficios disminuyen un tanto no pueden permitirse el lujo de prescindir del trabajador que se quema las pestañas sobre la tarea. Entretanto, calcula que hasta que las cosas mejoren él puede ocuparse personalmente del departamento de sueños entusiastas y atrevidos, e incluir en el presupuesto de sueldos algunas personas mas sensatas. Claro que no hay regla sin excepción, pero no estará mal que causes a tu jefe Piscis la impresión de que puedes serle serio y brillante al mismo tiempo.

Probablemente ya estés enterado de que, para tratar con los empleados que quieren aumentos, ha puesto a un Tauro o a un Cáncer. Es demasiado avisado para tratar personalmente contigo; la naturaleza de Neptuno es tal que se le hace casi imposible decir que no a otro ser humano que tiene una auténtica necesidad, e incluso un auténtico deseo. Piscis aprende desde muy pronto a aislarse lo mejor que puede.

Recuerda que vive en dos mundos diferentes. Una división tal en su naturaleza puede ser causa de una personalidad confundida, pero con igual facilidad puede redundar en brillantez. Es posible que sus ideas sean tan abstractas como las del Pez Einstein, que en una ocasión dijo: “Dios no arroja los dados”. Einstein aludía a que la ley de probabilidad matemática no es necesariamente sacrosanta. Tu jefe Neptuno siente lo mismo respecto de los procedimientos comerciales aceptados, y por lo general el tiempo demuestra que sus primeras intuiciones son correctas, por mas fantásticas que puedan aparecer en el momento en que él las expresa. Es místico de corazón, y secretamente cree en lo invisible y en lo sobrenatural, aunque pueda avergonzarse un poco de ello. No practicará ningún rito vudu en su escritorio ni meditará en posición de loto junto a la nevera, porque teme el ridículo si la gente descubre la corriente subyacente de sus vibraciones psíquicas. Pero de todas maneras lo descubrirán, aunque se esfuerce en representar el papel de realista a ultranza.

¿Recuerdas esa ocasión que te dejó el corazón destrozado un novio que se hizo humo, llevándose consigo el anillo de compromiso y todos tus sueños? Como quien no quiere la cosa, tu jefe Piscis te invitó a cenar, te llenó la triste cabeza con los más amables halagos y después te llevó al teatro. A la salida, te acompañó a los camerinos, te presentó a los principales actores e invitó a todo el mundo a tomar una taza de caldo. Con la comida y el vino y la conversación chispeante, consiguió que dejaras de pensar en el veleidoso galán. Aunque a veces se mostraba deliberadamente gruñón, para no ponerse en evidencia, durante muchas semanas siguió poniendo en práctica pequeñas tretas que te levantaron el ánimo, hasta que la herida dejó de dolerte. Tú no habías hablado de la ruptura con nadie en la oficina. Entonces, ¿como supo él que necesitabas ayuda para superar el mal trago? La gitana que un día le leyó la buenaventura en las líneas de la mano podría habértelo dicho. Inmediatamente se dio cuenta de que tiene una extraña marca en la palma, que indica que es un genio de la compasión. No andan por ahí muchos que la tengan. Por eso Piscis es un Pescado tan raro.

Tomado del Libro de Linda Goodman, Los Signos del Zodiaco y su Carácter.