El Niño Acuario, Según Linda Goodman


Harry Styles - Cantante y Compositor
Cuentan viejas canciones infantiles inglesas que, según sus escarpines sean azules o rosados, tu bebé estará hecho de distintas cosas a cual mas mágica y divertida. Pero si, niño o niña, tu bebé nació en febrero, vístelo con un gorro de color azul marino y escarpines azul eléctrico y olvídate de las antiguas canciones. Tu niño está hecho de la materia prima de Urano, y vas a tener que correr en pos de él hasta el futuro.

Es un estremecido, sensible, obstinado e independiente manojo de inventiva e impulsos eléctricos. Aunque tenga un lento y cuidadoso ascendente Tauro, su proceso mental tendrá la rapidez del relámpago uraniano. Sus pensamientos vibrarán como ondas de radio de alta frecuencia y, a medida que tu hijo crezca, tendrás ganas de enviar tú mismo un SOS.

Todos los padres y todas las madres piensan que su hijo es especial, diferente y único, comparado con los demás de su edad. Pero con este la situación es ridícula. Son muchísimos los padres de algún pequeño Acuario que piensan que deben mandarlo al campo, donde no asuste a los vecinos, o bien empezar a anunciar como sin darle importancia que probablemente algún día ganará el premio Pulitzer. ¿Qué camino elegir? ahí tenéis realmente un problema. El Pulitzer es posible, pero yo os aconsejaría que durante unos cuantos veranos probarais con la granja, para ver que pasa. Observar y esperar. Es probable que invente un arado nuevo, o simplemente que arrase con todo. Depende; con Acuario nunca hay reglas fijas e invariables.

Se de una madre neoyorquina que se limitaba a llamar a su hijo de Urano “la maravilla del Bronx” y dejar las cosas así. Por lo menos, sus familiares y vecinos, estaban tan despistados como ella. Nadie sabía si el apodo quería decir que el crío tenía tres cabezas o que iría de cabeza al Hall of Fame. Como resultó que era bastante buen jugador de baloncesto, la mayoría de la gente pensó que a eso se refería el rótulo, pero se apresuraron. La historia no terminaba ahí: actualmente, Acuario oscila entre componer la música para un proyecto de espectáculo que puede terminar tanto en Broadway como en el cesto de los papeles, hacer papeles secundarios en películas policíacas u ofrecerse para anuncios televisivos. (De esos que necesitan hombres de tipo marciano para enfoques de platillos volantes, en filmes de promoción de ventas de coches.) También está trabajando en un invento, en su dormitorio (mientras sigue por televisión un partido de béisbol y se come un sándwich), pero dado que no le ha contado a nadie de que se trata, no puedo darte mas datos. Como tiene cierta inclinación hacia los relojes de todos los tamaños, es posible que tenga algo que ver con una máquina del tiempo (una obsesión común entre los Acuario). En fin, ya veremos. No corre prisa. Son muchos los Acuario que no empiezan a esparcir las eléctricas chispas de su genio sobre un mundo esperanzado hasta que llega el fin de la adolescencia, allá por los cincuenta. Tan larga espera puede resultar un poco agotadora para los nervios. Claro que hay unos cuantos niños prodigio entre los Acuario, pero ya es suficientemente difícil calcular lo que puede pasar con tu retoño medio del signo (y al hablar de medio lo hago en sentido muy general).

Tal vez termine trabajando para el FBI o para alguna agencia privada de investigaciones, ya que le encanta resolver misterios, pero también puede ser un ciudadano común, sensato, conservador. (No contengas el aliento, que también es una posibilidad.) Pero si puedes tener una laboriosa ocasión de imprimir cierta dirección al cohete de Urano.

Hasta que la madurez suavice las influencias de su planeta rector, y la sociedad le imponga actitudes más convencionales, un niño Acuario puede tener un fuerte sentido de contradicción. Su reacción inmediata ante una orden -e incluso ante una amable sugerencia- es con frecuencia un errático “no”. Pero si le dejas que lo piense y lo rumie, es sorprendente la cantidad de veces que su reacción final será sensata y que encontrará por sí mismo una respuesta correcta y aceptable.

Son niñas y niños que si bien son superficialmente tranquilos y dóciles, el viento del norte puede ponerlos repentinamente patas arriba... aunque, con Acuario, podría ser arriba patas; se puede esperar cualquier cosa. Impredecibles en cuanto a su comportamiento, pero encantadores, y con frecuencia divertidos, los niños de febrero pueden ser tan difíciles de manejar como una hélice en movimiento. Si me valgo de esta analogía es porque los Acuario y Urano rigen el vuelo, los aviones, Charles Lindbergh y cosas por el estilo. Pero son seres tan llenos de contradicciones que, en vez de tomarse el vuelo como algo natural, muchos de ellos tienen un miedo extraño e irracional a los aviones y los ascensores, e incluso a la electricidad (también regida por Urano). No es fácil dirigirlos ni canalizarlos. No tienen la menor idea de hacia dónde van, pero si las tienen, y muy definidas, sobre la forma de llegar.

Educar y criar a estas “maravillas” puede ser una gran responsabilidad. En su personalidad se combinan un firme sentido práctico y una percepción increíble con una 1ógica aguda y penetrante. Si lo mezclas todo puede resultar bastante inquietante, como cuando tu pequeño Acuario le pregunta a tu mejor amiga por que se hizo un lifting en la cara (lo cual es verdad), o a tu tío por que falseó sus cifras de ingresos (lo cual es cierto) en presencia del funcionario de la Delegación de Hacienda.

Les encanta hacer favores a los amigos. Si a tu pequeño Acuario le compras un par de botas flamantes, lo mas probable es que las gaste el primer día, alisando la nieve para que sus amigos del barrio puedan andar con sus trineos.

Con tu hijo de febrero, tienes que esperar que se aferre firmemente a un sueño... mientras no aparezca otro. Es posible que las niñas se vean como futuras primeras bailarinas, con una dedicación a su arte que haría ruborizar a la Pavlova, o que ansíen ser el primer Presidente mujer o sueñen con seguir las huellas de madame Curie. Con los varones, el sueño puede ser llegar a oceanógrafo, ictiólogo, arqueólogo, antropólogo, ángel exterminador o cirujano vegetal. La elección de profesiones normales tales como enfermera, secretaria, empleado, vendedor, maestra, banquero o corredor de bolsa es demasiado de este mundo para las fantasías del niño Acuario medio. Aunque es posible que termine optando por una de ellas, el sueño original seguirá guardado bajo la almohada, inolvidable. Y, aunque ello pueda parecer algo terrorífico, hay veces que Acuario consigue que una cosa suceda simplemente concentrándose en ella y esperando.
Jamás sabrás con exactitud que esperar de un día para otro. Tienes un hijo que tal vez no quiera quedarse adentro cuando llueve; saldrá con tu mejor cuchara de plata a excavar un desagüe, para que el agua no se lleve la colina que hay detrás de la casa.
Recuerdo una vieja canción que oí de niña, y que hablaba de un oso que atravesó la montaña para comprobar que se podía ver, y que lo único que pudo ver fue el otro lado de la montaña. Tu hijo Acuario tendrá mejor suerte; él encontrará algo, que puede ser un cántaro con monedas de oro o una nueva especie de pájaro carpintero, pero sus viajes de exploración no terminarán siendo un fiasco ni una simple pérdida de tiempo.

He pasado por alto la etapa de la infancia porque estos niños nunca son infantes; nacen ya con cierta edad. Sin embargo, muchos de ellos pasan por el período del gateo y de los pinitos, y durante esa precaria temporada sería mejor que pensaras en comprar un perro para ciegos y lo conservaras hasta que tu pequeño uranio tenga diez años por lo menos. Es posible que le cueste recorrer la manzana sin sufrir un accidente. Como anda en su propia nube, puede salir corriendo a la calle en una bruma y estrellarse contra un buzón o un poste de teléfono. Las distracciones de Acuario son causa de tobillos torcidos, huesos rotos y maestros coléricos. Es posible que te veas dividido entre el orgullo, cuando los informes de la escuela te aseguren que es un genio incipiente, y la vergüenza, cuando recibas una nota donde te digan que “Oliver no presta atención en clase. Se pasa el día mirando por la ventana y jugando con su reloj de pulsera”. También pueden decirte que “Gertrudis no se concentra. En vez de estudiar, se queda sentada haciendo flexiones del arco plantar con sus zapatillas de baile”. Si le sermoneas no conseguirás de tu hijo Acuario mas que un encogimiento de hombros, con aburrida impaciencia. ¿A que tanto lío? Si él estaba tratando de calcular el efecto del solsticio de verano sobre la hora media de Greenwich, y ella pensaba que será lo que hace que una oruga se convierta en mariposa. Para la mente de Acuario, eso es perfectamente lógico. Vaya escuela idiota. Seguro que tus hijos están en el buen camino, pero tal vez eso no será reconocido en este siglo.

Es frecuente que los maestros se quejen de que Acuario se niega a explicar paso a paso la forma en que llegó a dar una respuesta tan notable a un complicado problema de matemáticas, antes de que ellos hubieran terminado de escribirlo en el encerado. Para eso hay una excelente razón: la intuición de Urano, que funciona mediante una especie de ondas de radio, invisibles, le llevó a recorrer esos pasos con una rapidez tal que él no los recuerda. Casi todos los niños Acuario estaban detrás de la puerta de la sala de partos cuando se hizo el reparto de memoria. Que se olviden de su dirección es frecuente, que se olviden de su apellido incómodamente posible, y puedes dar por seguro que no recordarán la hora de regresar a casa. A tu brillante -casi con seguridad- vástago de Urano hay que enseñarle que su meta debe ser mas amplia que la de convertirse simplemente en una computadora humana; necesita aprender la importancia que tiene organizar 1ógicamente sus pensamientos. De otra manera, un genio en potencia -filósofo, ingeniero, científico, médico, abogado, jardinero o taxista (los dos últimos si tienes suerte)- puede convertirse en un adulto excéntrico, que se orientará simultáneamente en varias direcciones y acabará dando vueltas en círculo, interesantes sin duda, pero poco provechosas.

Aliéntale para que participe en actividades físicas, si no quieres que se deje ganar por una perniciosa inercia y se pase las horas en ensoñaciones. Es frecuente que haga falta una emergencia para espolear a los niños Acuario a la acción física, por más amor que sientan por los deportes. Mentalmente, son demonios acelerados, pero su cuerpo puede ser más lento, por lo menos cuando están en casa. Es posible que tengan fácil comunicación con los pájaros, los árboles, la naturaleza y las playas. Preferirán siempre sus propios descubrimientos independientes a cualquier actividad organizada, y tendrás que estar alerta a su tendencia a decir “no puedo” para racionalizar su deseo de eludir responsabilidades. Si le dejas, el niño Acuario elegirá la línea del menor esfuerzo, enséñale que con eso no hace mas que engañarse a sí mismo. Déjale que tome sus propias decisiones, pero aliéntale para que persevere en ellas.

Las tensiones inexpresadas pueden perturbarle profundamente. Son niños que casi pueden ver en las almas ajenas, y oír pensamientos que no han sido expresados de manera audible, y todo eso puede alterarlos y dejarles perdurables sentimientos de infelicidad. Trata de conseguir un clima de tranquilidad y armonía y estimula su concentración y su memoria, si no quieres vértelas, dentro de unos treinta años mas o menos, con un solterón o una solterona, excéntricos, nerviosos, distraídos y llenos de sueños que han quedado sin realizar.

Con los niños Acuario, ten cuidado con lo que dices y con la forma en que lo dices. Las sugerencias que se implantan en la infancia en la fértil y sensible mentalidad de Acuario pueden arraigar firmemente y convertirse en el adulto en opiniones rígidas. Dar exagerada importancia a las manos limpias, o repetirle: "No bebas de mi vaso, que está sucio”, puede ser motivo de que Acuario crezca lleno de miedos exagerados y cuando vaya de visita salga con su vaso en el bolsillo. Como es tan propenso a los accidentes, ya puedes imaginarte lo que sucederá si repentinamente se sienta sin acordarse del vaso. Y él que casi todo lo hace repentinamente...

Los chicos y las chicas de este signo tienen multitud de amigos; hacen diez amigos nuevos cada día, por lo menos, desde el barrendero de la calle hasta el vigilante de la escuela, sin olvidarse del ex paracaidista que tiene una tienda de golosinas. Hasta es posible que algún día aparezca a almorzar acompañado de un amiguito de apellido Rockefeller, pero no te asustes; no es que se esté convirtiendo en un esnob. Para él, es ni más ni menos que el empleado de la perrera, un amigo más.

Es posible que nunca tengas que enfrentar problemas románticos durante la adolescencia. En realidad, a los chicos Acuario puede ser necesario hacerles presente que hay dos sexos. Son muy pocos los que se enloquecen por los muchachos o las chicas, según el caso. Mas posiblemente es que se enloquezcan a secas, especialmente cuando empiecen a ponerse esa ropa espeluznante y a peinarse de manera tan extraña, lo que puede coincidir con la época en que florece su oculto amor por la poesía, un rasgo que hay que estimular. Tu pequeño Acuario lleva ranas en los bolsillos y estrellas en los ojos, pero es muy especial. Es humanitario y tiene amor por la gente. ¿Sabes lo raro que es eso? A medida que la sociedad entra en la era de Acuario, su sabiduría sin prejuicios nos conducirá. Los niños y niñas de este signo han sido elegidos por el destino para cumplir las promesas del mañana, con ranas y estrellas y sándwiches y todo. Tú limítate a ponerle de apodo “la Maravilla del Siglo Veinte”, y deja que los vecinos adivinen por que.

Tomado del Libro de Linda Goodman, Los Signos del Zodiaco y su Carácter.