El Diablo

El Comodin.
"Es culpable el que esgrime el dedo acusador".
Anonimo.
Se halla en un vestíbulo oscuro iluminado por teas. Las llamas brotan de cuencos de aceite suspendidos del techo con cadenas. La iluminación es tenue y el aire frío. Penetra en una gran sala sin ventanas y llega al pie de una escalinata. Ve a dos personas atadas, no pueden escapar de su prision, por mas que lo intentan no consiguen soltarse. Usted las ve y cuando decide ayudarlas, alguien se lo impide.. ¿Qué ocurre entonces?

El Diablo representa todo aquello que es negativo y nos frena. ¿Culpamos de nuestra falta de determinación y éxito a las cosas negativas? ¿Son reales estas barreras o las creamos para sabotearnos? La carta del Diablo hace referencia a la falta de clarividencia. La gente puede estancarse en esta carta, como en cualquier otra, pero en este caso resulta realmente lóbrego. Las personas que se estancan en su sentimiento de culpabilidad son su peor Diablo. Se castigan con la enfermedad, la depresión y el empobrecimiento. No se trata, forzosamente, del empobrecimiento económico, sino de la incapacidad para obtener cosas. La gente que gana dinero por medios perniciosos, esto es, a través del narcotráfico, la prostitución, la explotación o el crimen, acumulará capital, pero nunca disfrutará realmente de lo que éste les aporta. El dinero obtenido de tales fuentes es, en cierto modo, «oro ficticio» que en un principio parece solucionar los problemas, pero que a la mañana siguiente se convierte en polvo. La felicidad que se esperaba obtener de ese dinero simplemente no existirá. Se diría que existe una maldición sobre el dinero adquirido mediante estas vías. La carta del Diablo nos recuerda que debemos aferrarnos a nuestros principios éticos y no transigir, aunque con ello los compañeros nos condenen al ostracismo.

La representación tradicional de la carta del Diablo consiste en un hombre y una mujer encadenados por una figura diabólica. La carta del Diablo simboliza la falsa impresión de estar atrapados, pero si observamos detenidamente la carta veremos que las cadenas están bastante sueltas. Así pues, la esclavitud es, básicamente, una elección personal.

El Diablo se guía por el principio de la culpa, el remordimiento y la auto abnegación. Mucha gente se condena por sus malas acciones pasadas. Viven en el abandono y la esclavitud, las dos caras de la moneda, y creen que la vida no puede ofrecerles nada nuevo o diferente. Las personas adictas a las drogas constituyen el ejemplo más claro de esta cadena. El Diablo integra todos los aspectos de la coacción y la esclavitud. Representa todo aquello de lo que debemos desprendernos. Tal vez, al principio, parezca placentero, pero en realidad no hace más que mantenernos aferrados a los viejos patrones.

La carta del Diablo nos insta a enfrentarnos a nuestra actitud negativa y a empezar a vernos de forma más positiva. Debemos amarnos y aceptarnos a nosotros mismos y dejar de juzgarnos y censurarnos. Una cosa es estar excesivamente satisfecho de uno mismo y otra negarse a aceptar la belleza, la fuerza y la sabiduría personales. ¡Observe cuán sabio puede ser algunas veces! ¡Observe cuán bello es! Es su mente, y sólo su mente, quien sostiene que usted es todo menos perfecto. El Diablo nos enseña a observar las situaciones. ¿Se nos aparecen colmadas de problemas y dificultades o somos capaces de ver en ellas oportunidades ocultas?

Si tropieza con la tentación, la injusticia, la contradicción, la duda o la adversidad, mantenga la fe en el fuego sagrado que yace en su interior. Convénzase de que nada ni nadie puede apagar o arrebatarle ese fuego. El Diablo puede, asimismo, ser muy positivo en nuestras vidas. En cierto modo, el Diablo ayuda a valorar la vida y a adquirir la energía necesaria para superar las limitaciones. Enfrentándose al Diablo  encontrará el mejor remedio para relacionarse con él: una buena carcajada. Es todo lo que hace falta. Si puede reírse de sus propios problemas, lleva medio camino ganado.

Aspectos Negativos de El Diablo

Ignorancia, codicia, envidia, demasiado orgullo, intolerante, mal uso del poder, manipulación, odio, represión, falso propósito, malhumor, pesimista, derrotismo, autocastigo, castigo corporal, tiránico, egoísmo, necesidad de poner a prueba a los demás, terco, necesidad de dominar, demostrará que usted está equivocado, anulación, negación, no respeta los derechos de los demás, rígido/inflexible, taimado, perverso, complejos, delator, vicios/sadismo, fatalismo, miseria.

Palabras Clave de El Diablo

Pensante, cambio de opinión, reflejo, indulgente/tolerante, compara, futuro, serio, respeto, estructura, prudente, calculado, convencional, trabajador, disciplinado, responsable, reservado.

Sugerencias de El Diablo
  • Cuando dude de sus actos, observe sus motivaciones.
  • No imponga sus opiniones o voluntad a los demás.
  • No castigue por placer.
  • No anule.
  • Aprenda a reírse de los problemas. 
  • Sea amable consigo mismo y con los demás.
  • Los principios del amor armonizan todas las cosas. 
  • Aprenda a amar.
  • Libérese de las ataduras tomando conciencia de su libertad para elegir.
  • Desarrolle una mayor autoestima.