Chakra N°5 Vissudha Chakra

Significado: purificación
Número de pétalos: dieciséis
Situación: en la garganta
Elemento: éter
Animales: elefante y toro
Cuerpo Celeste: mercurio
Color: azul celeste
Piedras: lapislázuli, aguamarina y turquesa
Aromas: mirra, lila y eucalipto.
Mantra: ham
Mandala: círculo fucsia
Alimentos: frutas
Arquetipo: el mensajero
Tema central: la comunicación

Quinto Chacra, es el denominado Chacra de la laringe, y está situado en la garganta. También llamado de la Garganta: Es el punto del habla y del oído que nos conecta con el mundo exterior, domina las acciones y las reacciones del organismo, así como su capacidad y asimilación Sus aspectaciones funcionales son tan subjetivas como objetivas, ya que si la Frente emite y recibe la información perceptiva es la Garganta quien se encarga de ordenar y codificar dicha información, o en otras palabras la Garganta se encarga de que entendamos y hagamos entender los mensajes. Además es la Garganta donde se distribuye la capacidad de actividad de la persona haciéndola hipoactiva, cuando hay un exceso de carga magnética, o hiperactiva cuando hay un exceso de carga eléctrica.

El Quinto Chakra es un chakra fundamental en el contacto de nuestra consciencia con nuestro ser. Este chakra es el que a niveles más profundos nos permite escuchar esa voz interior tan sabia que hay dentro de todos nosotros y que deberíamos aprender a dejar que nos guiara. Pero antes que nada es importante comentar su importantísima influencia en un plano más superficial. ¿Para qué usas tu voz? Puede que te parezca una pregunta algo tonta, pero contiene una verdad muy profunda. ¿Te resulta fácil decir lo que piensas o para ti es algo imposible? ¿Eres capaz de hablar en público sin problemas o te aterroriza? ¿Dices lo que piensas o lo que la gente quiere oír? ¿Acostumbras a mentir? ¿Sueles tener problemas de garganta? Etc... Todo esto está en relación con un quinto chakra no muy limpio. De manera que todos aquellos problemas de comunicación que tengas se deben a esto. Las palabras son formas de energía que utilizamos para comunicarnos con la sociedad, pero si no las usamos con moderación y consciencia podemos estar corrompiendo este centro de energía tan importante en nuestro cuerpo. El Quinto chakra es inmensamente sensible ante cualquier desequilibrio y por ello debes prestar mucha atención a todo lo que dices. ¿Te han educado para que hables de alguna manera determinada? ¿Para que sólo digas determinadas cosas? ¿Te reñían mucho si te expresabas como querías? ¿Te han dicho que por tu condición debías ser más recatado? ... Muchas familias, intentando educar a sus hijos no se dan cuenta de que les reprimen este centro de energía vital, mandándoles callar continuamente o convenciéndoles de que sólo dicen tonterías, etc. Esto es muy dañino porque a la larga el niño tendrá grandes problemas en este sentido. ¿Has sido tu uno de esos? Por contra, hay gente que no sabe estar callada. Están todo el día hablando, aunque no tengan nada que decir. Así no se dan cuenta de que gastan toda su energía inútilmente y probablemente después se sientan muy cansados y agotados. ¿Eres uno de esos? Recuerda que en el curso buscamos que cures tus desequilibrios energéticos, así que se sincero contigo mismo para sacarle el máximo rendimiento. Aquí no estamos para criticar a nadie, sino para reconocer la verdad. Todos estos problemas son muy importantes ya no sólo porque limitan a la persona y la hacen sufrir, sino porque a un nivel más profundo y espiritual, bloquean la máxima función de este chakra: escuchar a nuestro SER. Todas las intuiciones, sensaciones, ... que derivan de nuestro espíritu pasan a través de este chakra y si no está sano, nos bloquean tan importante funcionamiento. Lamentablemente vivimos en una sociedad bastante cínica en la que la palabra se usa con fines no del todo lícitos, por ello este chakra suele estar muy bloqueado y es lo que impide que la mayoría de nosotros oigamos a nuestra divinidad interior. Si siguiéramos sus consejos nos daríamos cuenta de que nuestra vida podría ir mucho mejor.