11 y 15 de Enero, Carmentalia

Camenas (en latín Camenae) eran, en la mitología romana, Diosas de los manantiales, pozos y fuentes, o ninfas acuáticas de Venus. Eran sabias, y a veces hacían profecías sobre el futuro. Había cuatro Camenas: Carmenta o Carmentis, Egeria, Antevorta y Postvorta. Fueron adoradas en el bosque sagrado conocido como Porta Capena, cerca de Roma. Carmenta era la principal de las ninfas, estando el manantial y la arboleda fuera de Porta Capena dedicados a ella. En su festividad, la Carmentalia, que se celebraba el 11 y el 15 de enero, las vírgenes vestales sacaban agua de ese manantial para los ritos. Egeria, por su parte, favorecía a Numa, el segundo rey de los romanos, a quien aconsejaba mediante entrevistas secretas dándole la sabiduría con la que expandió e hizo prosperar su reino. Luego de la muerte de Numa, la ninfa languideció y se convirtió en fuente. Posteriormente fueron identificadas con las Musas de la mitología griega, probablemente por su pronunciación parecida a carmen, «canto», siendo en la poesía romana camena sinónimo de musa.

El 11 y 15 se encuentran entre los más importantes festivales para las madres romanas. Celebrado matronas romanas, junto con el flamen (sacerdote dedicado a un Dios del panteón romano en particular) y pontífices (un consejo de nueve, quince, dieciséis o sacerdotes). Dos Carmentes, Postverta fueron llamados Porrima y adorado como sus hermanas y los asistentes. Cerca de la Carmentalis puerto, que fue nombrado por ella, era un Carmentalis Flamen. No era lícito a profanar su santuario con cuero o pieles de los animales sacrificados.

El Segundo Festival de Carmentalia fue creado después que el Senado prohibió que las madres llevaran  los carros durante el festival el día 11. Después de que el honor fue tomado para ellos, cada matrona se comprometió a no tener hijos con cónyuge. El Senado restauró el rito y declaró que serian dos fiestas en honor a la Madre y a promover el nacimiento de niños y niñas.