La Rueda de la Fortuna

La Dama de la Suerte
“¡Piense a lo grande!” 
Anónimo.
Está frente a una gran Rueda que gira lentamente. La Rueda le recuerda los cambios de fortuna que hasta ahora ha sufrido en su Viaje. Le trae a la memoria los momentos buenos y malos. Ahora se da cuenta de que todo encaja, como los diferentes hilos teñidos de un tapiz. Se imagina subido a esta Rueda y se siente más seguro para afrontar los problemas que encuentre por el camino, sabedor de que todos se resolverán de un modo u otro.

La Rueda de la Fortuna es un símbolo antiguo que representa los cambios de la fortuna. Tiene muchos nombres: Rueda del Destino, Rueda de la Vida o Rueda del Tiempo. La Rueda abarca numerosos aspectos de nuestra vida. ¿Acaso no nos preguntamos por qué hay personas más afortunadas que otras? ¿Qué nos depara el destino? ¿Podemos cambiarlo? ¿O tenemos que vivirlo de nuevo para aprender de él? La Rueda está en continuo movimiento. La Rueda es, en efecto, la que nos proporciona la movilidad: ruedas para carros y neumáticos para coches y bicicletas. Con la Rueda nos trasladamos de un lugar a otro, de una situación a otra. El principio de la Rueda es: nada permanece, hemos de evolucionar continuamente y avanzar con la corriente. Si se estanca en una situación durante demasiado tiempo, es evidente que algo va mal. Observe qué puede cambiar para pasar a la siguiente situación o correrá el riesgo de regresar al punto de partida.

La Rueda de la Fortuna no nos proporciona forzosamente lo que queremos, sino aquello que necesitamos para progresar. En ocasiones parece que perdemos el control, que atravesamos por diferentes incidentes o experiencias que a veces carecen de sentido. En muchos aspectos no podemos detener la Rueda, tenemos que recorrerla hasta el final. La Rueda cambia la forma en que manejamos nuestra fortuna.

La buena fortuna se nos presenta de maneras diversas. Va unida a nuestros principios de generosidad y prodigalidad. Está relacionada con la grandeza de nuestro espíritu. Algunas personas parecen increíblemente afortunadas, pero no siempre reparamos en el trabajo y el esfuerzo que han invertido para crear aquello que ha ocasionado su buena fortuna. La fe es otro aspecto de la Rueda. La fe es la capacidad de recuperarse tras sufrir un revés en la vida. Esta característica es comparable a la de una pelota de goma: por muy fuerte que se lance contra el suelo, siempre se recupera. Cuanto más fuerte golpea el suelo, mayor altura alcanza en el aire.

La Rueda también representa la fe en el futuro. Si la gente no tuviera fe en el futuro, dejaría de procrear, no tomaría en serio sus compromisos e incurriría en enormes deudas. La Rueda nos recuerda que hemos de pensar en el mañana. Muchas personas experimentan los altibajos de la vida como si llevaran un termostato incorporado. Cuando las cosas comienzan a ir demasiado bien, el termostato se desconecta y corta la energía. Luego, tras un período de calma, el sistema vuelve a ponerse en marcha y las cosas comienzan a funcionar de nuevo. Esto se debe a que, al llegar a la cima de su progreso cíclico, las personas se vuelven arrogantes y derrochadoras y tienden a abusar de los recursos y a pecar de excesiva extravagancia. En su fuero interno son conscientes de que están obrando mal y el espíritu empieza a preparar el terreno para un período de escasez durante el cual pueden adquirir otra oportunidad para aprender a valorar el dinero, la amistad, la familia y la lealtad y a percibir la superficialidad de los bienes materiales. Se dice que «la soberbia antecede a la caída».

Aspectos Negativos de La Rueda de la Fortuna

Demasiado optimista, altibajos, no se le puede molestar con detalles, revés, busca la protección del destino, bebe o come en exceso, montaña rusa, siempre surgen las mismas dificultades, grandes promesas, olvida las promesas hechas, decrece.

Palabras Clave de La Rueda de la Fortuna

Ciclos, alegre, oportunidades, caridad, lo mejor, obsequio, sentido del humor, prueba de fe, popular/sociable, abundancia.

Sugerencias de La Rueda de la Fortuna
  • Valore su buena fortuna: aprecie lo que tiene.
  • Alégrese de la buena fortuna de los demás.
  • Suba de peldaño en peldaño.
  • No prometa más de lo que puede cumplir.
  • Desarrolle su fe.
  • Sea moderado en todo lo que haga.
  • Desee buena suerte a los demás.
  • Sea paciente, tenga fe, trabaje con amor y la ayuda le llegará de dentro y de fuera.