Ejercicios Para El Chakra Anahata

Cromoterapia:
La cromoterapia es la curación a través del color. Es muy útil y no requiere demasiado tiempo. Se trata de que consigas una cartulina u hoja de color verde o rosa que es otro de los colores asociados a este chakra como símbolo de la armonía; y la observes detenidamente durante unos instantes (no más de 5 minutos para que tus ojos no sufran). Mientras observas la cartulina has de prestar mucha atención a cómo te sientes, si se te viene algo a la mente, etc. Todo ello apúntalo en tu libreta personal y después reflexiona los resultados en función de lo que te hemos comentado que representa el cuarto chakra.

Gemoterapia:
La gemoterapia es la curación a través de las piedras. En este caso lo que debes hacer es conseguir una de las piedras del cuarto chakra que podrás ver en la ficha de arriba. Hemos de decirte que la piedra para limpiar este chakra por excelencia, y quizá la más útil es el cuarzo rosa, debido a ello muchas personas prefieren hacerse un colgante con dicho mineral y así estar siempre bajo su influencia. Cuando tengas la piedra cógela en tu mano izquierda y cierra la mano. Tómate el tiempo que quieras para visualizar como una energía rosa o verde sale de la piedra que has escogido y va recorriendo todo tu cuerpo hasta llegar a tu cuarto chakra. Una vez allí visualiza cómo va limpiando y desatascando todo lo que pueda estar obstruido o sucio. Al terminar observa cómo brilla tu cuarto chakra en tu pecho. Cuando hayas terminado el ejercicio recuerda apuntar en tu libreta lo que has sentido, si ha sido difícil o fácil, si ha habido dolor o una extraña sensación, si se te ha venido a la cabeza algún acontecimiento pasado, etc. Después reflexiona sobre ello en función de lo que te hemos explicado sobre el cuarto chakra.

Hatta Yoga:
Este es el yoga de las posturas físicas.
Es por tanto especialmente favorable para aquellos que estén en buena forma y les guste este tipo de cosas. Para el cuarto chakra vendrán bien todas aquellas posturas que hagan que se abra el pecho. Aquí vamos a hablar de la postura de la cobra que es muy conocida para trabajar este chakra. Túmbate en el suelo boca abajo con la frente pegada al suelo y las manos a la altura de los hombros como si fueras a realizar flexiones. Después comienza a inspirar mientras te impulsas con los brazos hacia arriba estirando el pecho y la cabeza como se te indica en el gráfico. Recuerda que las caderas no deben levantarse del suelo. Mantén la posición durante unos instantes, mientras respiras normalmente. Después vuelve lentamente a la posición inicial.

Mantra Yoga:
Este es el yoga de los sonidos. Es ideal para aquellos a quienes les gusta pronunciar mantras o ya están acostumbrados a este tema. El mantra para el cuarto chakra es el mantra YAM que se pronunciará iaaaaaaammmmmmm. Hazlo cuantas veces quieras al día, y recuerda apuntar todo lo que vas sintiendo o recordando en tu libreta personal.