Chakras N°4 Anahata Chakra

Significado: indemne
Número de pétalos: doce
Situación: en medio del pecho
Elemento: aire
Animales: antílope y paloma
Cuerpo Celeste: venus
Color: verde
Piedras: cuarzo rosa, esmeralda, y aventurina verde
Aromas: rosa, menta y almizcle
Mantra: yam
Mandala: estrella de seis puntas azul
Alimentos: verduras
Arquetipo: cristo
Tema central: el amor

Cuarto Chacra, es el denominado Chacra del Corazón, y está situado sobre el corazón. También llamado del Pecho: Es el punto energético de la personalidad, la vitalidad, la actividad, la experiencia y la aspiración. En este punto se moderan las sensaciones y se propugnan las ambiciones personales, ya que en esta zona descansa el Ego, el Yo. Rige además, el ritmo de emisiones orgánicas y personales tanto el movimiento cardíaco como el ritmo de la expresión y el carácter. La fuerza y debilidad con que se manifiestan los demás puntos, depende en buena medida de como se manifieste este punto pectoral.

El Anahata Chakra es el centro del sistema de chakras y por ello es uno de los más importantes. Hace de puente entre los chakras inferiores y más materiales, con los tres chakras superiores y más espirituales. Así que limpiando y sanando todas las heridas de este chakra ayudamos a despertar todas nuestras capacidades espirituales y plasmarlas en la realidad física que conocemos.

Podemos definir a este chakra como el chakra del AMOR, compasión y perdón. Esas cualidades humanas tan deseadas por todo el mundo y tan difíciles de expresar sinceramente. Quizá pienses que se puede confundir con el segundo chakra, el de las relaciones y sentimientos hacia los demás. Pero no es así, en el Segundo Chakra tratamos las emociones y sentimientos más superficiales, que parten del ego; en este tratamos los sentimientos más profundos que parten de nuestro espíritu.

Comenzaremos preguntándote qué es para ti ser una buena persona, tener un gran corazón o ser una bella alma. ¿Alguien te ha dicho que deberías ser así? ¿Cómo reaccionas ante estos términos? ¿Eres de los que se entrega al máximo a todas las personas que le rodean, y si es así, te permites que hagan lo mismo contigo? ¿Tienes la idea de que para ser bueno tienes que dar todo lo que tienes? ... Muchas personas confunden la bondad con la ingenuidad. Piensan que ser una buena persona es por ejemplo acudir en ayuda de alguien aunque le esté pisoteando, escuchar a todo el que lo necesite aunque ahora no te apetezca, atender la llamada de un necesitado aunque ahora necesites hacer otra cosa. En muchas familias se discute mucho porque algún miembro parece entregarse mucho a los de fuera y olvidarse de los de casa. Por eso te hacemos la gran pregunta, ¿debes pasar sin comer para que otro pueda hacerlo? Quizá por motivos religiosos se te haya insistido en que primero son los demás antes que tú. Pero esto lamentablemente es una idea equivocada que circula mucho en este mundo. De qué le vale a Dios que tu pases hambre para darle a otro de comer ... Piensa sobre ello. ¿Debes renunciar a tu felicidad para que los demás la consigan? ¿Crees realmente que eso le hace feliz a Dios? ¿Que así eres una buena alma? Pues no, lamentablemente no es así.

Esta es una clara disfunción de este querido y amado chakra. Siempre hay que buscar el equilibrio, esa es la realidad de la bondad y de ser una buena persona. Compartir es importante, siempre que no te quedes sin nada; atender a una persona es importante siempre que puedas hacerlo sin dejar de hacer algo necesario para ti. En este sentido queremos hacer hincapié en que no es lo mismo inocencia que ingenuidad. Por mucho que quieras ayudar a todo el mundo no debes hacerlo a aquellas personas que al final te puedan resultar dañinas, o a aquellas personas que no quieren ser ayudadas... ¿Vas comprendiendo? Lo más importante es que seas capaz de amar a todos, pero por encima de ellos está el amor a ti mismo como una manifestación más de Dios. Por ello borra ya de tu mente que para ser una buena persona tienes que sufrir ayudando a los demás. Eso no es así. Dios quiere ante todo que tu seas feliz ..., después si puedes hacer feliz a otros será fenomenal, pero primero uno mismo. Así entramos en otro campo de disfunción de este chakra. ¿Hasta que punto te quieres a ti mismo? ¿Te consideras "bueno" o "malo"; "normal" o "raro"? ¿Piensas que no vales para nada o te sobreestimas? ¿Piensas a menudo en cubrir tus verdaderas necesidades o vas por el mundo cubriendo las de todos menos las tuyas?, etc... Analízate bien y recuerda ser sincero contigo mismo. Ve apuntando en tu libreta lo que vas descubriendo recordando que no se trata de reprocharte nada, sino de sanar algo que pudiera estar mal. Ahora vamos a entrar en el campo del otro lado: la ira, la venganza, etc. ¿Hasta qué punto manifiestas todo lo contrario al amor, el perdón y la compasión? ¿Disfrutas cuando le salen mal las cosas a un enemigo? ¿Buscas la venganza de alguien que te hizo sufrir? ¿Sueles enfadarte con facilidad? ¿Te cuesta perdonar? ¿Eres una persona amargada, siempre pendiente de lo malo que sucede? ... Piénsalo bien y ve escribiéndolo en tu libreta.

Recuerda que uno atrae lo que se merece, así que si comienzas a sanar estas disfunciones de tu anahata chakra te ayudarás a que tu vida vaya mucho mejor y tenga otro sentido.