La Mariposa

Los lepidópteros (Lepidoptera, del griego «lepis», escama, y «pteron», ala) son un orden de insectos conocidos comúnmente como mariposas; las más conocidas son las mariposas diurnas, pero la mayoría de las especies son nocturnas (polillas, esfinges, pavones, etc.) y pasan muy inadvertidas. Sus larvas se conocen como orugas y se alimentan típicamente de materia vegetal, pudiendo ser plagas importantes para la agricultura. 

Este taxón representa el segundo orden con más especies entre los insectos (siendo superado solamente por el orden Coleoptera); de hecho, cuenta con más de 165.000 especies1 clasificadas en 127 familias y 46 supe familias.

En muchas culturas antiguas se mira como símbolo de la inestabilidad de la vida terrenal, ya q se creía que esto era similar al proceso del viaje de un alma de un cuerpo terrenal a un cuerpo divino  por el proceso asombroso del cambio de una oruga a una mariposa. De hecho los Griegos antiguos simbolizaron a menudo el alma o la psique humana con las alas de la mariposa. Existen representaciones en lápidas grecorromanas, en las cuales la "Psychè" (el alma) puede aparecer como una mariposa saliendo del cuerpo de los muertos o como una niña alada.

Son símbolos de inmortalidad, renacimiento y  resurrección, pero también de la ligereza, la inconstancia y lo efímero de la alegría y la belleza. Por su capacidad de transformación encarna la metamorfosis y las potencialidades del ser.

En el Japón simboliza a la mujer; Por otro lado, dos mariposas simbolizan la felicidad conyugal. En el Feng Shui simboliza la energía del amor y la libertad, siendo capaz de atraer esa compañía que las personas solas permanentemente buscan. Tiene la energía necesaria para movilizar los estancamientos emocionales, generadores de apatías que alejan las energías del amor o la amistad. El símbolo de la mariposa es la cura feng shui más común para todos lo relacionado a los aspectos sentimentales o del romance, brindando otra explicación al relacionar que la energías del amor generan un proceso de transformación en todos los enamorados, y las mariposas como sabemos también lo atraviesan, para convertirse en una belleza de la naturaleza que solo brindan inspiración y seducción, dos condiciones asociadas estrechamente al amor.

Los tatuajes de mariposas están entre los tatuajes más populares. Las mariposas forman no solo un símbolo de belleza sino también un símbolo de transformación y de libertad.

En los sueños El color predominante de la mariposa soñada puede indicar la causa de nuestra ligereza, ya que puede ser debida o ignorancia que es una forma negativa de la inocencia si la mariposa es blanca, o a falta de conocimiento si es amarilla; a dejarnos arrebatar por las pasiones del momento si es roja; o por la irrealidad de un romanticismo estúpido si es azul. Si se trata de una mariposa nocturna indica que a pesar de nuestra inconsciencia y frivolidad no se nos oculta; mientras que si la mariposa es diurna, no existen ocultas intenciones. Otro significado que puede adquirir el sueño es el de anunciarnos que en nuestra vida sé está iniciando una transformación que nos elevará, ya sea en lo material, facilitándonos la posibilidad de disfrutar de mayor riqueza y bienestar, o en lo moral, conduciéndonos a una vida más espiritual. En la interpretación psicoanalítica de los sueños aparece a veces la mariposa como símbolo de liberación y nuevo comienzo.

Se dice de las mariposas blancas que son símbolo de buena suerte, sobre todo si entran en una casa. En cambio, las negras pronostican malos augurios. Si se ven volar tres mariposas juntas es signo de muerte o de mala suerte. Por otro lado se dice también que ver revolotear a tu alrededor una o varias mariposas blancas es signo de buena suerte y presagio de buenas noticias.