La Astrología Kármica

La Astrología Kármica, por tener un enfoque profundo y espiritual, sirve de herramienta para el hallazgo de ciertas claves de la vida que en principio suelen estar ocultas la mayor parte de las veces. El concepto Karma muchas veces se ha asimilado sólo a las consecuencias que recibe la persona por errores cometidos en otros tiempos, idea la cual está bastante separada de la etimología sánscrita de la palabra Karma: acción.

A partir de allí se puede obtener la idea de acción-reacción, la cual como sabemos es una ley que se da en el mundo físico, pero también este principio sucede en los niveles de la psiquis, la mente y el espíritu. Lógicamente la acción-reacción en los niveles más sutiles no es tan sencilla como en el plano de los cuerpos físicos. El universo es circular y todo lo que emitimos nos regresa, pero más que nada como una ley universal cuyo motivo es despertar nuestra conciencia

En la astrología tradicional la Casa XII representa su yo subconsciente, los comportamientos que usted no analiza conscientemente, el balance consciente - subconsciente, el mayor o menor equilibrio de su mundo interior, la fe en lo trascendente y la sensibilidad psíquica. Se piensa que nosotros portamos una memoria Kármica en nuestro subconsciente, la cual es influyente en el momento presente. Obviamente, para cambiar algo es necesario conocerlo primero. Cuando diluimos las barreras creadas por miedos y sentidos de culpa subconscientes, descubrimos que la vía o el paso para la transformación personal está  m s allí  de esas viejas limitaciones.

La fuente de varias de nuestras restricciones y limitaciones se puede estudiar a través de la posición astrológica de Saturno. La situación de este planeta en un horóscopo indica las áreas donde se van a experimentar grandes lecciones, las cuales van a necesitar de mucha paciencia y prudencia para ser bien asimilada y Superadas. Aunque muchas veces Saturno impone un ritmo lento y exige esfuerzo, con el paso de un poco de tiempo nos vamos dando cuenta que este planeta también genera en nosotros la madurez y la capacidad real para "aterrizar" en la vida. Saturno es como aquel maestro que en la escuela inicialmente no nos gustó por su exigencia de puntualidad, tareas, disciplina y autocontrol. Esas lecciones nunca fueron olvidadas posteriormente. Con el paso de los años comprendimos que en muchos de los momentos realmente importantes de nuestra vida hicimos un fructífero uso de aquellos conocimientos, experiencias y consejos, pues sencillamente estos eran los más reales.

Cuando una lección de una vida pasada no fue bien aprendida o asimilada, la persona puede experimentar inexplicables actitudes rígidas y de auto - restricción. Explorar las experiencias saturninas poco o mal asimiladas puede liberarle de cargas y usar mucho mejor sus talentos naturales.

Todo el karma personal no tiene por qué‚ ser necesariamente restrictivo. También se trae de antaño a esta vida ciertos talentos e intereses que nos van a permitir expandir nuestros horizontes en muchos niveles. Tales dones kármicos vienen dados por Júpiter. Júpiter describe tanto recompensas espirituales como el  área de su vida en la cual usted puede experimentar expansión en lo concreto. La lección de Júpiter también está  ligada a la aceptación de la Ley del Karma. El fruto que cosechamos en esta vida es consecuencia de sus acciones en la vida pasada, así cómo los dones que recibimos en el futuro (en esta vida o en la otra) le vendrán dados como fruto de sus comportamientos justos y generosos del presente.

También en la Astrología Kármica se utilizan los Nodos Lunares, el Nodo Norte de la Luna (Cabeza del Dragón) no es realmente un planeta, sino que constituye el punto de corte (en sentido ascendente) de la órbita de la Luna con la del Sol. Desde el punto de vista de la Astrología Kármica, este nodo simboliza el portal entre su vida Presente y la futura. El punto opuesto a éste - El Nodo Lunar Sur o la Cola del Dragón - es el portal entre su vida pasada y la Presente. Estos dos sensitivos puntos le pueden mostrar en qué metas estamos comprometidos en esta vida (Nodo Norte), así como los hábitos originados en vidas previas que le están deteniendo para alcanzar esos objetivos (Nodo Sur).

Hay planetas que durante un cierto lapso de tiempo se ven desde la Tierra yendo aparentemente hacia detrás hasta que recobran su sentido normal (directo). Se dice que estos planetas estar Retrógrados y están marcados con una R en la carta astral. Desde la perspectiva de las vidas pasadas, el planeta retrógrado representa experiencias que quedaron truncadas en su correcta asimilación debido a que la línea de actuación o de pensamiento no era la correcta, con lo cual ahora es necesario retomar la lección y completar su aprendizaje, es decir, estos planetas son pruebas a superar en esta vida, y nos brindan una serie de conocimientos, sin los cuales, no podríamos cumplir con las metas que nos proponemos.