Si tu Animal Guía no contesta

En algunas ocasiones nuestros espíritus guías no contestan al llamado que le hacemos, no es que nos hayan abandonado, como todos los seres vivos, los espíritus son susceptibles a los cambios energéticos y de humor que suceden alrededor nuestro, también las emanaciones y estado de humor del evocador influyen.

Analice los últimos contactos que ha mantenido con su espíritu guía, ¿ha tenido alguna desavenencia con él? ¿O quizás olvidar agradecerle o cumplirle una palabra dada? Los espíritus guías son susceptibles y cuando no se sienten bienvenidos generalmente no responden a los llamados que se les hacen, sin embargo una vez que reconozcamos nuestro error y presentemos nuestras disculpas, las cosas vuelven a la normalidad.

Si por el contrario, usted ha actuado de manera correcta y su animal guía no responde, no se preocupe, sea paciente, los Espíritus trabajan a su tiempo, no al nuestro.

Comunicándonos con nuestros Espíritus Guías:

El ser humano siempre olvida (o nunca aprende) a que todos los seres de la naturaleza tienen una sabiduría nata, muy rica por cierto y la idea de creernos superiores nos limita solo a nuestra visión humana de las cosas. En muchas ocasiones las personas se compenetran con sus animales y plantas, al punto que prácticamente logran entenderlos, el único detalle que solo limitan esos contactos a pocos momentos, porque la mayoría de las personas prefieren tener "interlocutores" que puedan responderle.

Podemos establecer conversaciones con otros seres vivos (animales, plantas o piedras) podemos enriquecernos con la sabiduría ancestral del ellos; la forma de hacerlo es sencilla, aunque requiere de mucha paciencia y práctica, en muy contadas ocasiones se da al primer intento.
Lo primero que debemos hacer es estar cómodo y asumir que nuestro interlocutor ( la planta, el animalito o la piedra ) es como si habláramos con otro ser humano ( es importante ya que es la parte del efecto psicológico ) comencemos la conversación de manera natural, a manera de monólogo, dejémoslo llevar por la conversación; poco a poco nos daremos cuenta que de una u otra forma nuestro interlocutor estará interactuando con nosotros, en ocasiones son respuestas a voz, otras visiones, esté muy atento a esos cambios sutiles a su alrededor. Generalmente los árboles y piedras son más lentos en responder que los animales, pero con constancia y paciencia se obtienen resultados increíbles.

Trabajando con los Animales Guías:

Los Animales guías pueden ayudarnos en varios aspectos en nuestra vida, tanto en el plano físico como en el astral, pueden ayudarnos a enfocar y aumentar la energía en un ritual o circulo mágico; puede protegerlos tanto en el mundo de los sueño y meditaciones como en el mundo físico. En resumen son amigos, compañeros, protectores; pueden evolucionar y crecer con uno durante toda la vida.

Trabajar con ellos es como hacerlo con otra persona, podemos pedirle lo que necesitemos en el momento; visualícelo e invítelo a formar parte de sus actividades, piadle que le enseñe lo que necesita saber y también, ¿porque no? puede usted enseñarle alguna que otra cosa de la vida moderna. Trate a su guía como un amigo, comparta con él, pase tiempo con él, no solo en trabajos mágicos sino en momentos de meditación y relajación. Cuando lo conozca bien encontrará la mejor manera de trabajar con él, hacer un equipo con él.
Por ultimo recuerde, siempre dar gracias por la ayuda que le brinda su animal guía y de vez en cuando un obsequio será bien recibido.