5 de Octubre, Mundus Patet

Este era el segundo día en que se consideraba que estaba abierta la puerta que comunicaba el reino de los muertos con el de los vivos. Esta era una fecha importante entre los romanos, pues se festejaba el Mundus Patet, "el mundo está abierto", en el que se rememoraba el tercer día en el que estaba abierta la puerta de los Infiernos que comunicaba el mundo subterráneo de los muertos con el de los vivos.

Esta puerta permanecía siempre cerrada, excepto el 24 de Agosto, el 5 de Octubre y el 8 de Noviembre.

Esta fiesta tendría su origen en la costumbre etrusca, que posteriormente adquirieron los romanos, de enterrar en un hoyo, tapado por una piedra, una semilla en el momento de realizar la fundación de una ciudad. Este enterramiento representaría un símbolo de fertilidad y de abastecimiento seguro para la ciudad y constituiría un tesoro sagrado.

La teoría afirma que ese hoyo fundacional en el que ofrendaban semillas, perdió con el tiempo su función agrícola originaria para simbolizar la apertura al mundo subterráneo. El ritual de enterramiento de ofrendas fue practicado también en el mundo griego en la fiesta de las Tesmoforias, celebración en honor a Demeter y Perséfone. En el primer día de las Tesmoforias se celebraba el Ánodos ("subida"), que consistía en ascender a la colina Pnix, frente a la Acrópolis, donde se encontraba el templo Tesmoforio, para recoger las ofrendas enterradas cuatro meses antes y unirlas con semillas nuevas. Esta unión se esparcía por los campos como símbolo de renovación y fecundidad.