Leo, El León

Leo es el signo de los atributos de reyes; pero poca gente posee esto, y en la mayor parte de casos desarrollan orgullo o sobre acentúan la naturaleza de fuego del signo. El símbolo es una muy sutil representación de generosidad, debido a que la línea va hacia arriba y luego regresa significa el efecto de buenas acciones enviadas hacia arriba al cielo y regresadas en una medida creciente. Leo gobierna el diamante. En este signo de fuego de una naturaleza fija o concentrada en el corazón, que Leo rige, produciendo una naturaleza cálida generosa con mucho poder de sentimiento y devoción.

Además Leo es esencialmente el que desarrolla poder de organización y la capacidad para clasificar y arreglar detalles tan bien aquel para tomar un punto de vista general de ver la situación total en una ojeada y tomar una decisión rápida mientras la otra gente está empezando a argüir o discutirla. La gente Leo hace los mejores catadores; y ellos siempre proveen un excedente de alimento u otras comodidades y dan abundantes cosas en la mesa.

Todos los Leo evolucionados requieren una cierta cantidad de tiempo cada día para ellos mismos, a solas y en silencio, y entre más se han estado mezclando con la gente durante el día, más esencial es este período de soledad. El signo de atributos reales, da mucha dignidad, lo cual es frecuentemente pervertido en orgullo y arrogancia y amor de dominar. El signo de fuego fijo, estabiliza los impulsos, y en egos altamente desarrollados da espiritualidad. Leo toma la protección de Aries en un sentido paternal de responsabilidad para aquellos bajo su cuidado.

Es el más representativo de los signos de fuego. Leo es el signo de amor universal de un tipo protector; pero en la mayor parte de la gente esta vibración, si es sentida, es degradada en forma licenciosa. Leo da mucha inspiración a aquellos quienes pueden tomarla, la cual puede en ciertos casos ayudar a hacer al nativo psíquico de alguna forma u otra. También es un signo muy artístico, y da un fuerte sentido de lo dramático por lo tanto frecuentemente produce un actor.

Leo inspira generosidad del más alto grado que se distingue de la indiscriminada dadivosidad o mera extravagancia de Sagitario. De hecho Leo es bastante incapaz de economizar y se rehúsa a aprenderlo incluso si se ve reducido a la pobreza. Pero la influencia perversa de este tipo da gastos ostentosos y lujo en regalos innecesarios.