El Zodiaco Mitológico, Tauro

El Toro está relacionado con la historia de uno de los muchos amores de Zeus, el principal dios del panteón griego, a quien los romanos llamaron Júpiter. El toro puede representar a Io, la hija de Iachus de Argos que se convirtió en una blanca vaquilla, como resultado de la pasión de Zeus por ella.

Según la leyenda, Zeus estaba enamorado de Europa y decidió seducirla. Se transformó en un toro blanco y se mezcló con las manadas de su padre. Mientras Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició sus costados y, viendo que era manso, terminó por subir a su lomo. Zeus aprovechó esa oportunidad y corrió al mar, nadando con ella a su espalda hasta la isla de Creta. Entonces reveló su auténtica identidad y Europa se convirtió en la primera reina de Creta. El acto amoroso tuvo lugar bajo un plátano, árbol que según la mitología debe el que sus hojas sean perennes a este acontecimiento.

Zeus le dio tres regalos: Talos, un autómata de bronce; Laelaps, un perro que nunca soltaba a su presa (luego fue llevada al cielo como la constelación del Can Mayor); y una jabalina que nunca erraba. Más tarde Zeus recreó la forma del toro blanco en las estrellas que actualmente se conocen como la constelación Tauro. Algunas leyendas cuentan que este mismo toro fue con el que se topó Heracles, y que finalmente engendró al Minotauro.

Las fuentes difieren en los detalles acerca de la procedencia de Europa, pero coinciden en que es fenicia, y de un linaje que descendía de Ío, la mítica princesa que fue transformada en una ternera. Más comúnmente se dice que era la hija del rey fenicio Agenor y la reina Telefasa de Tiro.

Otras fuentes, como la Ilíada, afirman que era la hija del hijo de Agenor, Fénix. Se suele estar de acuerdo en que tenía dos hermanos, Cadmo, quien llevó el alfabeto al continente griego, y Cílix, quien dio nombre a la región de Cilicia (actual Armenia).

Tras llegar a Creta, Europa tuvo tres hijos, engendrados por Zeus: Minos, Radamantis y Sarpedón. Asterión, rey de Creta, se casó con ella y adoptó a sus hijos.

Tauro es una constelación muy grande y brillante y también hay mitología asociada con partes de la constelación. El grupo de estrellas con forma de V que forman la nariz del toro es conocido como las Hyades. De acuerdo con el mito, las Hyades eran las hijas del Titán Atlas que tuvo con la oceánida Aethra. Su hermano mayor fue llamado Hyas. Éste era un cazador habilidoso pero fue asesinado por leones. Sus hermanas lo amaban bastante y estuvieron inconsolables con su muerte. Teniendo compasión de su dolor, los dioses lo colocaron entre las estrellas. Las Hyades también han sido identificadas con las ninfas que alimentaron al dios del vino, Dionisio cuando bebé en su cueva en Monte Nysa.

El cúmulo de estrellas en el hombro del toro es conocido como las Pléyades. En mitología las Pléyades son medias hermanas de las Hyades. Su padre es Atlas, pero su madre es la oceánida Pleione. Las Pléyades son conocidas como las Siete Hermanas, aunque solamente seis estrellas son visibles al ojo humano. Alcyone se identifica como la más brillante estrella del cúmulo. Las seis restantes hermanas son Asterope, Celaeno, Electra, Maia, Merope y Taygete. Maia fue seducida por Zeus y se convirtió en la madre de Hermes, el mensajero del Dios. Zeus también tuvo relaciones con Electra y Taygete. De estas uniones vino Dardanus, el fundador de la ciudad de Troya y Lacedaemon, el fundador de la ciudad de Esparta. Alcyone y Celaeno fueron seducidas por Poseidón el Dios del mar, mientras que el dios de la guerra Ares forzó a Asterope.

De las siete Pléyades solamente Merope tomó a un mortal como amante. Este fue Sísifo que engañó incluso a la muerte. Como castigo de su presunción Sísifo fue condenado eternamente a llevar rodando una pesada piedra colina arriba para tener que bajarla otra vez.

De las siete hermanas solamente seis estrellas son visibles en el cielo. Algunos dicen que la hermana perdida es Merope, porque ella es la única de las siete que tomó a un amante mortal. Otros dicen que la hermana perdida es Electra, quien se alejó corriendo y abandonó a sus hermanas para siempre, debido a la destrucción de la ciudad de Troya por el ejército griego de Agamenón. Las más brillantes estrellas de Tauro: Alcyone, Aldebarán y Elnath.