El Zodíaco Mitológico, Piscis

Piscis representa a Afrodita y su hijo Eros (para los romanos Venus y Cupido). Afrodita era la Diosa del Amor y Eros era su hijo con Ares, el Dios de la guerra, conocido como Marte por los romanos. Afrodita representa el amor y Eros el deseo.

La figura de Piscis se refiere a la batalla con el monstruo Tifón en la guerra de diez años donde los jóvenes Dioses derrocaron a los antiguos Titanes. En esta destructiva guerra de diez años los jóvenes Dioses derrotaron a los antiguos para tomar el control del cosmos. La misma tierra, la Madre Gaia, fue ultrajada por la violencia y destrucción que produjo al terrible monstruo Tifón, un monstruo tan poderoso e incontrolable que incluso amenazó a los dioses con su destrucción.

Los Dioses fueron tomados por sorpresa por la aproximación del monstruo. En el último minuto Pan le gritó una advertencia y sugirió que varios Dioses se disfrazaran como animales a fin de ocultarse del monstruo. Afrodita y Eros fueron auxiliados por dos peces que se ofrecieron a ayudarlos a cruzar el mar, para huir del monstruo. En agradecimiento, Zeus coloco a los peces en el firmamento, como la constelación de Piscis. Según otros mitos, Afrodita se lanza al mar con su hijo Eros, y se transforman en peces, para esconderse del monstruo de Tifón en el mar dentro de una escuela de peces, y para no perder a su pequeño hijo, Afrodita amarra sus colas de pez con una cuerda.

Zeus luchó cuerpo a cuerpo con el monstruo Tifón. Fue severamente herido en la pelea pero Pan y Hermes trabajando juntos le restauraron a Zeus sus poderes, así que éste fue capaz de derrotar al monstruo y confinarlo profundamente dentro de la tierra bajo las faldas del Monte Edna. El terremoto y las erupciones de esa montaña volcánica se deben al incansable Tifón, luchando contra las cadenas de su confinamiento.