Acuario, La Busqueda de la Evolución

El glifo de Acuario simboliza el principio dual de lo bueno y lo malo; las líneas onduladas indican las fluctuaciones entre los dos que ocurren en cada alma. Simboliza el Agua de Vida relacionada a la sabiduría. Este es el más difícil de los signos fijos para conquistar, por sus vibraciones, son aquellas de aire fijo que siendo interpretado significa la inmovilidad de la mente así que el conocimiento y el entendimiento pueden ser impreso en la conciencia.

Acuario promueve el conocimiento de filosofía y el interés en cosas ocultas y espirituales, también imaginación e idealismo. Es un signo benevolente y humanitario en el cual las simpatías mentales son ensanchadas para incluir la raza humana. Este tipo de simpatía tiende a tomar una forma práctica, por lo tanto el verdadero acuario es un filántropo cuyo principal interés activo es hacer un trabajo útil para ayudar a otros. Para él la palabra hermandad no es una mera frase sino una realidad.

Las intensas vibraciones espirituales de este signo tienden hacer a la persona que pueda responder a ellas perder el interés en asuntos mundanos; su influencia siendo de naturaleza fija, hace al nativo apto para tener ataques de abstracción y distracción y en momentos andar “en las nubes”. El signo da un intenso deseo de conocimiento que en una persona poco evolucionada se convierte en mera curiosidad y entrometida en los asuntos de otra gente. Pero es este deseo el que trae iluminación y entendimiento, porque si el hombre lo desea, él no lo obtendrá, e incluso si se le ofreciera no lo podría entender. Por tanto el verdadero acuario en ocasiones prefiere la soledad a la compañía, a fin de que él pueda entregarse a la meditación o introspección para ganar conocimiento volviéndose hacia adentro de su subconsciente. El glifo de Acuario indica volverse hacia adentro para adquirirlo, este es el enlace gradual del consciente con el subconsciente.

Los poco evolucionados acuarianos sobre cuyas cabezas estas sutiles vibraciones pasan sin evocar respuesta, están inclinados meramente a ser curiosos, flojos y poco inclinados a trabajar en cualquier cosa. Es también intensamente obstinado, aunque usualmente de buena naturaleza y amable hasta que no se le pida ponerse en lugar de cualquiera. Pero puede ser bastante malhumorado.

Lo peor de este signo son una ingratitud sin corazón y una absoluta insensibilidad o incluso crueldad. Otro defecto dado también a la naturaleza fija es que la persona puede ser rígido en sus opiniones y poco receptivo a nuevas ideas. Esto pasa particularmente si el nativo trata de hacer la vibración del signo muy positiva; por ejemplo si intenta ganar conocimiento y entendimiento de cosas espirituales es por un mero proceso intelectual y por motivos de curiosidad o deseo por el poder que piensa puede conseguir. La expresión astrológica de esta constelación rige las piernas y es el emblema natural de las fuerzas cambiantes, movibles y migratorias del cuerpo formando un paralelismo perfecto con su símbolo interno.