Magia del Domingo

Llamado en la antiguedad Hemera Heliou. En Inglés Antiguo Sunnandæg (pronunciado [sun.nan.dæg] o [sun.nan.dæj]), que significa Día del Sol. Día dedicado a la Diosa Sunna, Diosa del Sol para los germánicos. En Latín es Dies Solís. Inglés. Muchos otros idiomas europeos, incluyendo todas las lenguas románicas, han cambiado su nombre por el equivalente de "el día del Señor" (basado en el latín eclesiástico Dies Dominica). Portugués Domingo, Francés: Dimanche, Rumano: Duminică, Italiano: Domenica, Irlandés: Domhnach, en Sánscrito: भानुवासरम् (Bhaanu Vāsaram), en Japonés: 日曜日 (Nichiyōbi) y en inglés: Sunday.

El Domingo es, tradicionalmente, el séptimo día de la semana civil en la mayoría de los países. Es primer día de la semana litúrgica en la tradición cristiana, al igual que lo es en otras tradiciones culturales. Es considerado un día feriado o festivo en la mayoría de los países del mundo y es parte del fin de semana. Solamente países influidos por la cultura islámica o judía tienen el Viernes o el Sábado como el día feriado semanal.

Signo: Leo.
Planeta: Sol.
Elemento: Fuego.
Energía: Proyectiva.
Anatomía: Corazón, la espina dorsal, la médula espinal, la espalda y el diafragma, circulación sanguínea, plexo solar y sistema respiratorio.
Color: Dorado, amarillo y anaranjado.
Gema: Rubí.
Metal: Oro.
Deidades: Apolo, Febo, Helios, Sunna, Belenus, Grian, Yue, Ra, Aruná, Suria, Inti, Amaterasu, K'inich Ahaw, Samash, Utu, Hiruko, Wakajiru-Me, Ekhi.

Es el día del Sol, de lo creativo. Está relacionado con el descanso, el deporte, la actividad lúdica, la familia y los grandes proyectos personales. Se asocia con la energía, el vigor, el prestigio, la realeza, la creatividad, la fama, la calidez, el brillo, la paternidad, la autoridad, lo masculino. La salud, diversión, ley, promociones, triunfo, metas, financiamientos personales. Para avanzar hay que perdonar las deudas morales o económicas. La voluntad tiene hoy una gran fuerza, por lo que los propósitos expresados tendrán más posibilidades de cumplirse.

El Sol puede hacernos creer que somos mejores que los demás por nuestra condición social, propiedades o creencias. La soberbia nos puede cerrar puertas y hay que tratar de enterrarla en favor de los buenos valores. Hay que tener cuidado con la ambición desmedida.

El momento de la salida del Sol será bueno para buscar el recogimiento y la meditación. Hay que hacer un examen de conciencia y analizar la semana transcurrida con espíritu analítico y justo. Es el día de mayor energía para bendecir, curar, dar vitalidad, atraer la felicidad y el bienestar económico. También podemos aportar energía a proyectos y negocios para ponerlos en movimiento. Se pueden hacer rituales de protección como para aumentar el valor o el poder personal. También es un buen canalizador energético.