2 de Febrero, Februalia

La Februa, también llamada Februatio, fue el festival romano de la purificación, más tarde incorporada a las Lupercales. El festival, que es básicamente de lavado o de limpieza de primavera (asociado también con la pluviosidad de esta época del año) y posiblemente de origen sabino. Según Ovidio, Februare una palabra latina que se refiere a los medios de purificación (especialmente con el lavado o el agua) se deriva de una palabra etrusca anterior refiriéndose a la purificación.

Éstas se celebraban más o menos al mismo tiempo que las lupercales, en honor de Fauno y de la loba que amamantó a Rómulo y Remo. Como resultado, se pensaba con regularidad que Fauno y Februus eran el mismo Dios para los romanos. Februus es el Dios romano de febrero, que fue nombrado así por el festival y se convirtió en el período de tiempo en el que se realizaban los rituales de purificación y se hacían sacrificios para expiar los pecados.

En la Mitología romana, Februus era el Dios de los muertos y la purificación. Fue también adorado por los etruscos, donde podría haberse convertido en Febris, Dios de la malaria y la fiebre.  Para los etruscos, era el Dios de la muerte y la purificación.

También se le dedicaba el festival a Juno Februa. Se encienden velas en honor de Juno Februa, madre de Marte, como purificadora y la que aleja a los malos espíritus. Bajo el dominio cristiano se convirtió en la Candelaria y se celebran en honor de la Virgen María.