Esbat de la Luna Fría

La palabra Enero, viene del mes romano Januarius, nombrado así en honor al Dios Janus, el de 2 caras. Esta deidad regia sobre los comienzos y los finales, el pasado y el futuro. Desde entonces, Enero es considerado como el primer mes del nuevo año por esta conexión con el dios Janus. Es un excelente momento para trabajar poniendo a un lado las cosas que ya no nos sirven en nuestra vida, y haciendo planes para estar en nuevas y mejores condiciones. Los Chinos usan este concepto en la celebración de su Año Nuevo, que ocurre en primer día de Luna Nueva cuando el Sol esta en Acuario. Ellos consideran que esta celebración es tiempo de ajustar deudas, honrar a los ancestros y tener reuniones familiares. Llevan imágenes de papel que representan a un Dragón a través de las calles y lanzan fuegos artificiales para espantar a los espíritus malvados y a la mala fortuna.

También los tibetanos, quienes comenzaban su nuevo año a finales de Enero, tenían una celebración para expulsar al Viejo Año. Ellos hacían una imagen de masa para que los demonios la habitaran. Ellos le rendían culto por 7 días. Al final del período, ellos tomaban esta imagen, la llevaban fuera de su poblado y la abandonaban en una encrucijada. La idea de dejarla atrás, era vista como que las entidades negativas, quienes se habían acumulado en el Viejo Año, no eran bienvenidas nuevamente.

Magia el Esbat
Época de y concepción de nuevas ideas. Protección, invertir hechizos. Trabajar para conservar la energía en trabajos que no involucren a otra persona.

Correspondencias
Hierbas: Mejorana, Nueces, Cardo, Piñas.
Colores: Blanco Brillante, Azul Violáceo, Negro.
Flores: Flores de Estación.
Esencias: Musgo, Mimosa.
Piedras: Ónix, Piedras Blanco Brillante, Azul Violáceo Y Negro.
Árbol: Pino, Abeto, Acebo.
Deidades: Freya, Inanna, Sarasvati, Hera.

En Enero dirigimos nuestra atención a los nuevos principios. Este mes concentramos nuestros rituales en los objetivos que queremos alcanzar durante este año. En la Luna llena siéntese ante una página de papel en blanco limpia, elija una tinta cuyo color se adapte al de sus compromisos: verde para la prosperidad, rojo para el amor, azul para la creatividad.

Piense en cada objetivo y luego anótelo. Asegúrese que sea algo que puede conseguir y que usted desee.
Una ves que haya acabado, pliegue el papel tres veces y séllelo con cera. Luego llévelo al exterior, bajo la Luna fría y diga:

Luna de Plata, Madre Ancestral,
Dame fuerzas para poder avanzar.
Ayúdame a cumplir mis deseos,
Y guíame para ver mis sueños hechos realidad

Coloque la lista en un lugar seguro hasta el día de Nochevieja; luego ábrala y vea cuanto ha conseguido y cuanto de sus objetivos ha revisado y se ha aprendido de ellos.