2 de Febrero, Fiesta de las Luces

Durante toda la noche anterior, las mujeres acompañan a Deméter con teas encendidas en la búsqueda de su hija Perséfone, que ha sido raptada por Hades (Plutón) y llevada a la profundidad de los infiernos. Los romanos iluminan las calles de la ciudad con profusión de antorchas y teas en honor de Februa, madre de Marte, a fin de que el dios, movido por el tributo a su madre, les conceda la victoria sobre los enemigos del Imperio. También los romanos ofrecen sacrificios a Febrio (Plutón) para que sea propicio con las almas de los muertos. Le ofrecen víctimas, cantan alabanzas y se pasan la noche con antorchas encendidas en su honor.

La Iglesia Católica celebra la fiesta de la Candelaria o purificación de la Virgen. En esta fecha el oso o cualquier otro animal que hiberne sale de su cubil con el fin de examinar qué tiempo hace. Si está claro, es decir, si hay luna llena, el oso vuelve a su guarida; es señal de que el invierno durará todavía cuarenta días más, prolongándose hasta el 10 de marzo más o menos, por eso hay un refrán que dice: "Por la Candelaria el invierno se apacigua o retoma rabia."