Los Mensajes De Las Llamas De Las Velas

La vela, cuando se utilice para un ritual o trabajo, debe encenderse con una cerilla o alguna ramita prendida y no debe apagarse soplando o comprimiendo la mecha con los dedos, debe hacerse con un apagador de velas de metal, que actualmente se pueden encontrar sin problemas en el mercado y que suelen ser de bronce, mientras no dispongamos del apagador, podemos utilizar un pequeño vaso o copa de cristal o metal.

En los rituales con velas es muy importante tener en cuenta cual es el color que se utiliza. Al igual que el sonido, si observamos atentamente, la luz de una vela emite una vibración que podemos percibir perfectamente con nuestros ojos. Podemos acompañar nuestros momentos de intimidad en nuestra casa encendiendo una vela, tanto para sentirnos cómodos y relajados, como para meditar, practicar el yoga, la concentración mental, etc.., como para obtener beneficios según su color, puesto que ayuda a aflorar cualidades que todos tenemos en nuestro interior y que hacen anular todos nuestros defectos. Con las velas protegemos a los demás y a nosotros mismos contra los ataques de la negatividad.

Las velas tienen su propio lenguaje; nos indican innumerables cosas que pueden producirse de inmediato o a largo plazo por su forma de arder.

Cuando las velas producen chispas o humos nos están indicando que hará un tiempo húmedo.
Si la llama de una vela oscila sin haber una causa que provoque el movimiento como es el viento por ejemplo, nos está indicando que tendremos un tiempo ventoso. También puede indicar este hecho que pronto habrá un cambio en las circunstancias nuestra vida.

Si la mecha de la vela no prende con la rapidez normal, nos está indicando que tendremos un ambiente húmedo en las próximas horas o días. En muchas ocasiones se utilizan dos o tres velas en los rituales de magia; si una de ellas arde con llama alta y brillante nos está indicando buena suerte; si todas arden de ésta manera especial será señal de muy buenos augurios. La llama de una vela que cae hacia abajo y se eleva repetidas veces nos está indicando un peligro. También se indica éxito seguro cuando la punta de la mecha, de donde nace la llama, se pone brillante. Si este brillo dura mucho tiempo el éxito será prolongado, pero si se desvanece pronto será de corta duración.

Una llama que arde lentamente y es de corta altura nos indica en nuestros proyectos actuales no habrá éxito.

Si la llama de la vela se mueve en forma de espiral o dando continuas vueltas nos está indicando que llevemos cuidado con algunas personas de nuestro alrededor porqué nos pueden traicionar.

Una llama que chisporrotea nos comunica que pronto tendremos una desilusión.

Si la llama se apaga repentinamente nos indica una pérdida.

Desde la antigüedad se ha creído siempre que la luz de las velas disipaba al hombre de la oscuridad, del frío, de las cosas que obran en la oscuridad y de los malos espíritus. El uso de las velas requiere también nuestro esfuerzo personal, no basta con encenderlas hay que poner tanta fe como lo hacemos cuando recitamos una oración.

Las velas que se ponen en los altares deberían ser siempre blancas, altas y de cera de abeja; dos es lo normal (una a cada lado), pero se puede poner también una (siempre en el centro). Encender las velas debe ser el primer acto que se realice un ritual en un altar y lo último que se haga es apagarlas. Hay que tener mucha precaución con el fuego motivo a veces de graves incendios.

La mesa del altar debe ser preferentemente de forma rectangular aunque también pude ser cuadrada. Se cubrirá con un paño de altar que se utilizará única y exclusivamente para los rituales, si es posible de seda natural, de color blanco o del color que corresponda al celebrante según su signo del zodíaco. No hay inconveniente en poner sobre el altar imágenes según la religión que se profese o por la que se tenga especial inclinación. Si se incluye alguna imagen sobre el altar, con el fin de equilibrar, debería ser preferentemente de signo contrario al del celebrante del ritual, es decir si es una mujer, la imagen de un hombre, un santo por ejemplo y viceversa, colocándolas en la parte posterior del altar en la parte central. El incienso se colocará también en el centro, delante de las imágenes.

Si hay posibilidad se debe destinar una habitación o estancia de la casa, única y exclusivamente para llevar a cabo los rituales mágicos.

No es recomendable hacer el ritual con la ropa de trabajo por estar ésta impregnada de tensiones y vibraciones negativas y por esta causa podrían obtenerse unos resultados contrarios al fin que se persigue. Sería conveniente utilizar ropa limpia y mucho mejor confeccionar una túnica blanca o de color azul que se utilizará únicamente para los rituales, o al menos tener la precaución de tomar un baño antes de realizar el ritual o lavarse bien las manos con abundante agua y jabón.

El incienso debe formar parte del ritual para crear un ambiente idóneo.

Cuando hagamos un ritual para ayudar a una o varias personas debemos utilizar el color que corresponde a cada una de las personas por las que pedimos intercesión según su signo del zodíaco; si desconocemos cual es el signo utilizaremos velas amarillas o blancas, que son neutrales, escribiendo con un objeto puntiagudo y en cada una de las velas el nombre de cada persona por la que estemos intercediendo.

Es muy conveniente también a la hora de hacer un ritual tener en cuenta las fases de la Luna.

En el caso de que se solicite desarrollo, crecimiento o expansión, realizar el ritual en el período de crecimiento de la luna, entre la luna nueva y la luna llena.

Si por el contrario se solicita disminución, decrecimiento o eliminación, realizar el ritual en el período de luna menguante, desde la luna llena al cuarto menguante.

Diferentes Clases De Velas:

Cuatro grandes categorías de velas: En esta modalidad de la magia se utilizan cuatro tipos de velas:
  • Las velas de altar o velas evocatorias: Llamadas también velas divinas, simbolizan la fuerza divina. De acuerdo con las claves rituales utilizadas puede ser una, dos o tres. Las velas de altar deben ser más altas y más gruesas que las demás que se encuentran en el mismo momento sobre el altar. Estas velas representan:
  • La presencia divina.
  • La presencia de una divinidad particular a la cual se consagran.
  • La fuerza y la ley cósmica.
  • Las velas personales o astrales: Se eligen de acuerdo con la petición:Si la petición es de orden saturniano las velas serán de un color que corresponda a Saturno. También pueden elegirse en concordancia con un signo astrológico, en relación con la petición.
Por último, pueden elegirse en función de analogías no astrológicas entre su color y el objeto que se persigue.

Las velas son representativas de las fuerzas del mundo astral o terrestre; por lo tanto pueden representar a un personaje: "El juez", "el niño", "el padre"... Igualmente puede simbolizar una función abstracta: "El poder", "el estado", "La administración"...

Por ejemplo, podría utilizarse una vela azul (Júpiter), para representar la administración o la justicia.