viernes, 31 de mayo de 2013

Credo de Las Brujas

Escucha ahora la palabra de las Brujas, los secretos que en la noche escondemos,
cuando la oscuridad era el destino de nuestro camino, y que ahora lo dirigimos a la luz.

Misteriosos Agua y Fuego, Tierra y Aire,
por su escondida esencia los conocemos, y mantendremos en silencio.

El eterno renacimiento de la Naturaleza, el paso del Invierno a la Primavera,
compartimos con el la vida universal, regocijándonos en el anillo mágico.

Cuatro veces al año los Sabbats Mayores retornan y las brujas son vistas en Lammas y Candlemas bailando, en la noche de Beltane y la vieja Samhain.

Cuando el día y la noche son iguales, El Sol está más cercano o lejano,
los cuatro Sabbats Menores se celebran, y las brujas se reúnen en celebración.

Trece Lunas de plata cada año tiene y trece son las reuniones de los Coven.
Trece veces los Esbbats se celebran, por cada precioso año y día.

El poder legado a través de las eras, transmitido siempre entre hombre y mujer, de época en época transcurriendo  desde el momento en que empezaron los tiempos.

Cuando el círculo mágico es trazado, sea por Espada o Athame de poder,
su compás entre los dos mundos yace, en la tierra de las sombras por esa hora.
El mundo común no debe saber entonces, y el mundo de abajo tampoco dirá,
que los Dioses Antiguos se invocan allí, y Alta Magia es realizada.

Dos son los pilares místicos, que se erigen en el altar,
y dos son los poderes de la naturaleza, las formas y las fuerzas divinas.
La oscuridad y la luz en sucesión, los opuestos unidos en uno,
mostrados como Dios y Diosa, como nos enseñaron nuestros ancestros.

Por la noche él es el Jinete del Salvaje Viento, El Astado, el Señor de las Sombras.
Por el día, el Rey de los Bosques, el Morador de las verdes llanuras.

Ella es joven o vieja a voluntad, navega las rasgadas nubes en su barca,
 La Brillante Dama Plateada de la medianoche, La Anciana que teje encantamientos en la oscuridad.

El Señor y la Señora de la Magia, Que moran en lo profundo de nuestra mente,
Inmortales y siempre renaciendo, con poder para liberar o atar.

Bebed pues vino con los Antiguos Dioses, y bailad y hacer el amor en sus alabanzas,
hasta que la hermosa tierra de Elphane nos reciba, en paz para el resto de nuestros días.

Y hacer eso que tú deseas es el desafío,
así como por amor no dañes a nadie, puesto que este es el único mandamiento,

¡Por la magia de los Antiguos, así sea!
Doreen Valiente